Estudiantes sin vivienda vuelven a las clases en Chicago tras más de un año de desafíos por la pandemia

Un estudio reciente de la Universidad de Chicago encontró que la falta de vivienda puede afectar negativamente el rendimiento académico y el éxito de un estudiante

Los estudiantes desamparados de Chicago son en su gran mayoría afroamericanos y latinos, según CPS.
Los estudiantes desamparados de Chicago son en su gran mayoría afroamericanos y latinos, según CPS.
Foto: Shutterstock

Si el adaptarse al aprendizaje remoto en medio de una pandemia no fue fácil para los alumnos de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS) con vivienda estable, la situación ha sido aún más complicada para los estudiantes desamparados que han enfrentado desafíos en tiempos del covid-19 por no contar con vivienda fija ni acceso a internet para realizar sus tareas.

Pero hay estrategias que pueden ayudarlos, según un estudio de la Universidad de Chicago titulado ‘Known, Valued, Inspired: New Evidence On Students Experiencing Homelessness’.

Si bien CPS ha proporcionado computadoras portátiles durante la pandemia y los estudiantes desamparados han estado entre sus prioridades, algunos de ellos han tenido dificultades para obtenerlas. El no tener vivienda estable es una de varias razones, mencionan organizadores pro equidad educativa.

Las clases remotas han sido difíciles para todos, más aún para quienes se encuentran sin hogar, dijo José Muñoz, director ejecutivo de La Casa Norte, organización comunitaria que ofrece opciones de vivienda permanente, de transición y de emergencia a jóvenes y familias sin hogar de Chicago.

“Junto con el desafío de no tener siempre un entorno seguro para completar el trabajo del curso, los estudiantes sin hogar rara vez tienen acceso a computadoras, calculadoras y otros dispositivos electrónicos necesarios para completar el trabajo del curso. La falta de estos recursos podría marcar la diferencia entre un estudiante que logra y no pasa el año escolar”, enfatizó Muñoz.

Nueva evidencia de estudiantes sin hogar

Se estima que 1.5 millones de estudiantes de escuelas primarias y secundarias en Estados Unidos experimentan falta de vivienda, según el Centro Nacional de Educación para Personas sin Hogar.

En Chicago, alrededor de 18,000 estudiantes carecen de un lugar estable, según un estudio del Inclusive Economy Lab de la Universidad de Chicago publicado en julio pasado.

El citado estudio ‘Known, Valued, Inspired: New Evidence On Students Experiencing Homelessness’ reveló que 1 de cada 7 alumnos de CPS experimenta falta de hogar y destaca siete estrategias que pueden ayudar a los estudiantes sin hogar a seguir participando en la escuela. Entre ellas el no estigmatizar la situación de las personas sin hogar, conocer sus historias, supervisar a los estudiantes de forma cercana y constante, satisfacer sus necesidades básicas, conectar a los estudiantes y padres con oportunidades para obtener ingresos, hacer de la escuela una ‘ventanilla única’ para las necesidades de los estudiantes e identificar a personas que puedan generar confianza con los estudiantes.

El estudio de la Universidad de Chicago encontró que el no tener vivienda puede afectar negativamente el rendimiento académico y el éxito de un estudiante. También destacó que con el aprendizaje remoto durante la pandemia, las brechas entre los niños con vivienda estable y los que viven de manera inestable han podido ampliarse aún más. Y que esto tiene implicaciones significativas para la equidad racial dado que el 85% de los estudiantes sin hogar en Chicago se identifican como afroamericanos.

‘Veremos más estudiantes sin hogar’

CPS informó que atendió a 10,836 estudiantes sin hogar durante el año escolar 2020-2021. Este es el número más bajo de estudiantes identificados como personas sin una vivienda fija por CPS desde el año escolar 2007-2008, cuando identificaron a 10,624 estudiantes desamparados. Esto fue una disminución del 21.6%, o 3,002 estudiantes menos que el año escolar anterior.

Los estudiantes desamparados de Chicago pertenecen a las minorías en un 98%, según CPS: el 76% son afroamericanos, los latinos son el 20.6%, los anglosajones el 1.7% y otras etnicidades el 1.2% respectivamente.

La Coalición para los Desamparados de Chicago dijo en parte, en un comunicado, que las estimaciones de este año con respecto a los estudiantes de CPS sin hogar “son una subestimación y no el resultado de las tasas más bajas de personas sin hogar”.

“Según las Escuelas Públicas de Chicago, en el año escolar 2018-2019, 16,451 estudiantes informaron haber experimentado falta de vivienda, mientras que en el año escolar 2020-2021 sólo 10,836 estudiantes informaron haber experimentado la falta de vivienda… Estadísticas como esta han sido difíciles de rastrear. Sospechamos que un mayor número de estudiantes de las Escuelas Públicas de Chicago se enfrentan a la falta de vivienda ahora que se ha levantado la moratoria de desalojo”, mencionó José Muñoz, quien también citó datos de CPS.

Muñoz piensa que esto se debe en gran parte a la “congelación de los desalojos cuando se recopilaron estos números, por lo que ahora que se levantó la moratoria veremos a más estudiantes sin hogar mientras navegan por su educación. Otros factores que podrían conducir a esta diferencia son los estudiantes que no saben que su situación de vida, como el ‘sofá-surf’, les califica como persona sin hogar, informes falsos o más estudiantes que abandonan la escuela debido a su situación de vivienda”.

Durante la pandemia de covid-19 este último año La Casa Norte ha servido a más de 18,000 personas, el triple que el año anterior, en las comunidades en las que sirven de noroeste y suroeste de Chicago. Se han ofrecido servicios de vivienda y despensas de comida entre otros programas, destacó Muñoz.

Actualmente atienden a 317 jóvenes de 5 a 18 años a través de los programas de vivienda y en eventos comunitarios. Algunos de ellos son estudiantes de CPS. “Para estos jóvenes ofrecemos de todo, desde servicios de emergencia como camas para pasar la noche y comidas hasta servicios a largo plazo como vivienda de apoyo permanente, acceso a atención médica y administración de casos. Más de la mitad se identifican como latinos”, puntualizó Muñoz.

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al apoyo del Chicago Community Trust, la Field Foundation of Illinois y el Facebook Sustainability Accelerator/International Center for Journalists.