Algunos concejales rechazan dar a la Junta de Policía nuevos poderes para eliminar a habitantes de Chicago de base de datos de pandillas

Los habitantes de Chicago tienen hasta el 29 de noviembre para opinar sobre la nueva política para la base de datos de pandillas. Después de eso, el Departamento de Policía podría finalizar el sistema


Los oficiales de la Policía de Chicago publicaron el viernes pasado un borrador de 10 páginas de una nueva política que regiría la nueva base de datos de pandillas
Los oficiales de la Policía de Chicago publicaron el viernes pasado un borrador de 10 páginas de una nueva política que regiría la nueva base de datos de pandillas
Foto: Scott Olson / Getty Images

Chicago.- Activistas de Chicago, organizadores comunitarios, incluyendo la comunidad indocumentada han venido luchando para abolir por completo la base de datos de pandillas porque aseguran que está plagada de errores y que en la mayoría de casos perjudica a afroamericanos y latinos de la ciudad.

Ahora los habitantes de Chicago tienen hasta el 29 de noviembre para opinar sobre la nueva política para la base de datos de pandillas. Después de eso, el Departamento de Policía podría finalizar el sistema.

Ahora el Concilio Municipal ha otorgado a la Junta de Policía el poder de eliminar a los habitantes de Chicago de la base de datos de pandillas .

En su plataforma de campaña de 2019 como candidata a la alcaldía Lori Lightfoot prometió en parte, reemplazar las bases de datos existentes e imponer pautas estrictas para operar y mantener cualquier base de datos de reemplazo y auditarla a fin de asegurarse de que la información siga siendo relevante y creíble.

Ese mismo año, se logró bloquear al Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) para que no accedan a la base de datos en medio de una serie de amenazas del presidente Donald Trump de realizar redadas en Chicago y otras ciudades de todo el país en un esfuerzo por deportar a inmigrantes indocumentados, informó Wttw.

Lightfoot ha rechazado los pedidos de la ciudad de abolir la base de datos por completo, argumentando que hay razones “legítimas” para que el Departamento de Policía mantenga una lista de pandilleros.

El Ayuntamiento de Chicago votó para otorgar el poder a la Junta de Policía de Chicago para eliminar a un ciudadano de Chicago de su base de datos de pandillas. En total fueron 29 votos a favor y 18 en contra.

El concejal del Distrito 40 André Vásquez encabezó la iniciativa para bloquear una votación sobre la medida en octubre, diciendo que él y otros concejales se oponían a otorgar nuevos poderes a la Junta de Policía cuando no está claro cómo funcionará la nueva base de datos, especialmente a la luz del hecho de que el antiguo sistema estaba plagado de errores, propició el abuso y apuntaba desproporcionadamente a los afroamericanos y latinos de Chicago, según una auditoría realizada en abril de 2019 por el Inspector General de la ciudad.

Los oficiales de la Policía de Chicago publicaron el viernes pasado un borrador de 10 páginas de una nueva política que regiría la nueva base de datos de pandillas, denominada: “Sistema de Información de Empresas Criminales”, que requiere que los oficiales obtengan “información específica, documentada y confiable” dentro de los cinco años antes de incluir a un ciudadano de Chicago en la base de datos.

Falta ahora que los residentes de la ciudad opinen sobre la nueva política de la base de datos de pandillas. Ellos tienen hasta el 29 de noviembre para hacerlo.

Desde el Concilio Municipal el miércoles, la alcaldesa de Chicago Lori Lightfoot alentó a los concejales a aprobar la propuesta.

Según el plan de esta nueva política sólo permitiría a los habitantes de Chicago averiguar si han sido incluidos en la base de datos yendo a la sede de la policía o una de las cinco estaciones de policía del distrito. En caso de que se trate de un menor de edad incluido en la base de datos de pandillas, los padres del adolescente pueden apelar en su nombre y luego esperar unos 90  días que es tiempo que tiene el Departamento de Policía de Chicago para responder su apelación.

El que una persona tenga un tatuaje con la insignia de una pandilla, el usar ropa con emblemas de pandillas o ser referido como miembro de una pandilla en el registro judicial de un cargo criminal, podría verse agregada en la base de datos. Y si ya figura en el sistema esto podría eliminarse después de cincos años siempre y cuando ya no califique para su inclusión en el sistema, según la nueva política.

También requiere que el Departamento de Policía realice una revisión anual y publique datos sobre aquellos agregados a la nueva base de datos y etiquetados como pandilleros, incluida su edad, raza y motivo de inclusión.

Algo por lo que los activistas inmigrantes de Chicago han luchado y que considera esta nueva iniciativa, es que la base de datos no podrá estar al alcance del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas ni tampoco en escuelas, agencias de licencias y agencias de vivienda, informó Wttw.

La publicación de noticias y la cobertura editorial de La Raza en  internet son posibles en parte gracias al Chicago Community Trust. Agradecemos su apoyo a nuestro trabajo informativo en beneficio de la comunidad hispana de Chicago.