El dilema de emprendedores latinos y afroamericanos para lograr licencias de cannabis legal en Illinois

En el estado las ventas de marihuana legal han superado los $2,000 millones desde que se legalizó esta actividad en enero de 2020

De acuerdo con la ley estatal, el 25% de los ingresos fiscales de las ventas de cannabis deben apoyar a las comunidades afectadas por la criminalización de las drogas.

De acuerdo con la ley estatal, el 25% de los ingresos fiscales de las ventas de cannabis deben apoyar a las comunidades afectadas por la criminalización de las drogas. Crédito: Getty Images

La venta legal de marihuana en Illinois ha generado ya ventas de miles de millones, pero algunos empresarios del sector apenas ven la luz al final del túnel, después de que un juez anuló la orden judicial que impedía que el estado emitiera licencias para tiendas de cannabis recreativo.

Algunos emprendedores afroamericanos y latinos dicen que en el negocio del cannabis no hay una buena representación de las minorías.

Illinois ha registrado más de $2 mil millones en ventas de cannabis desde que legalizó la marihuana en enero de 2020. El estado ha recaudado cientos de millones en impuestos y tarifas a lo largo de los años.

Cuando Illinois legalizó el uso de la marihuana recreativa, la medida incluyó la eliminación de antecedentes penales por cargos relacionados con el cannabis y requisitos de equidad social en la concesión de licencias.

El estado realizó loterías el verano pasado para otorgar licencias a solicitantes de equidad social cuyos negocios minoristas de marihuana estén en comunidades o familias afectadas por la guerra contra las drogas. Sin embargo, un juez bloqueó temporalmente el programa a raíz de que varios solicitantes que no recibieron licencias presentaron demandas argumentando que fueron injustamente excluidos de las loterías.

Después de una larga espera, el viernes 27 de mayo de 2022 un juez anuló la orden judicial que impedía que Illinois emitiera 185 nuevas licencias para tiendas de cannabis recreativo. Esto permitió que el estado comenzara a otorgar licencias a nuevos negocios. También se autorizó realizar una lotería correctiva para los solicitantes que presentaron demandas a fin de que tengan otra oportunidad de ganar una licencia.

El batallar de las licencias

Ambrose Jackson es presidente y director general del Grupo 1937, un colectivo propiedad de minorías y veteranos que consiste en un conjunto de empresas autorizadas para el cultivo, dispensa y transporte de cannabis, todas propiedad del mismo grupo de personas. Jackson cuenta que lanzaron sus esfuerzos para obtener licencias en Illinois a finales de 2018.

Jackson dijo que el nombre del colectivo Grupo 1937 es en referencia crítica a la Ley del Impuesto sobre la Marihuana de 1937. “Consideramos que sentó las bases para la prohibición del cannabis en Estados Unidos, más importante aún proporcionó un mecanismo clave para el encarcelamiento masivo de personas afroamericanas y latinas”.

La sede del Grupo 1937 está en el vecindario South Shore de Chicago, las instalaciones de cultivo del cannabis y transporte se encuentran en el suburbio de Broadview y el dispensario se ubica en el suburbio de Danville. Todavía no están operando en todos esos lugares. “La licencia de dispensario ha estado en manos del estado, junto con todas las demás licencias nuevas, durante los últimos dos años. El estado ha anunciado recientemente que nos otorgará nuestra licencia dentro de los próximos dos a tres meses, para que podamos seguir adelante con la construcción”, explicó Jackson.

El colectivo tiene una licencia de dispensario de uso de cannabis para adultos, una licencia de cultivador artesanal y una licencia para el transporte del cannabis.

Cada licencia fue extremadamente difícil de obtener, según Jackson. “Se le pide que desarrolle todos los Procedimientos Operativos Estándar (SOP) para cada proceso operativo que está involucrado en el negocio legal. Luego, se le pide que compita con todos los demás operadores actuales en Illinois y en todo el país, que realmente tienen experiencia en la industria legal. Finalmente, debe armar y enviar una solicitud que califique y obtenga un 100%, no puede perder un punto. En el caso de la licencia de dispensario, debe participar en una lotería aleatoria que está fuertemente ponderada para favorecer a aquellos con mucho dinero…”.

“Cuando tengas la licencia no vas a ganar mucho dinero porque tienes que pagar tantos impuestos al gobierno federal… Aunque los latinos y afroamericanos reciban esas licencias, las grandes compañías van a estar esperando a que estas compañías pequeñas ya no tengan dinero y después pueden entrar y comprar esas licencias, esto pasa en cada estado”, señaló Juan Aguirre, director de enfermería y alcance comunitario y copropietario de la compañía The Yard Cannabis Dispensaries Illinois.

A lo difícil del proceso se suma la dificultad para encontrar una ubicación con la zonificación correcta y pasar por el proceso de obtener un permiso de uso especial. Jackson dijo a La Raza que es un desafío, lidiar con un costo más alto por pie cuadrado y que los propietarios buscan cobrar más por un ‘inquilino de cannabis’.

Y en cuanto al costo para solicitar una licencia de cannabis, Jackson estima que cada uno de los solicitantes gastó un promedio de $100,000. “Con sólo un par de cientos de licencias liberadas y algunos solicitantes ganando hasta 10 licencias, hay una gran cantidad de personas que perdieron todo su dinero. Esto afecta más a las minorías como nosotros, a quienes se les vendió el sueño de que tendríamos la oportunidad de participar en esta industria. Reunimos dinero de familiares y amigos para presentar solicitudes cuando, al final del día, nuestra oportunidad era sólo una ‘gota en el océano’ en comparación con otros solicitantes adinerados que gastaron más de $500, 000 solo en solicitudes para aumentar enormemente sus posibilidades de ganar”.

“Conozco muchas personas que pagaron mucho dinero, conozco un grupo que gastó todo el dinero que tenían en sus cuentas, más de $100,000, para aplicar para una de estas licencias y no ganaron en la lotería. Más del 50% de estas licencias, las 185, van a compañías y personas que han estado conectadas políticamente o ya eran ricos”, dijo Aguirre, también defensor del uso de cannabis del grupo True Social Equity in Cannabis.

En la primera lotería el participante podía someter la cantidad de solicitudes que le permita su bolsillo, dejando así una limitada opción a los de menos recursos de poner ganar una, señalaron los entrevistados.

“Si eres una compañía que tiene mucho dinero puedes poner 50, 65 y 100 aplicaciones en la lotería, eso no es justo porque otros que no tienen dinero, como yo, no podemos poner más de una solicitud”, explicó Aguirre.

Se viene un proceso de lotería con un cambio importante y con mayor chance para los emprendedores de minorías. “Hay un proceso que dicen van a empezar en junio, agosto o septiembre para compartir 50 licencias de dispensarios más y esta vez cada compañía puede poner en adelante una solicitud”, agregó Aguirre. 

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al apoyo del Chicago Community Trust.

En esta nota

cannabis legal Reportajes Chicago

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain