Implementan plan de seguridad para temporada navideña en Chicago

Aunque CPD ha aumentado la presencia policial en corredores comerciales, vecindarios y transporte público, el superintendente David Brown alienta los residentes a mantenerse alerta en las multitudes y en los eventos festivos

David Brown (der.), superintendente del Departamento de la Policía de Chicago. (Getty Images)

David Brown (der.), superintendente del Departamento de la Policía de Chicago. (Getty Images)  Crédito: Getty Images

El espíritu navideño ya se deja sentir en Chicago. A medida que pasan los días y se acerca la temporada decembrina, muchos de los residentes comienzan a hacer compras y a asistir a los festivales de la ciudad. Pero a muchos habitantes y comerciantes les preocupa la violencia y ser víctimas de ladrones. Para preservar la seguridad en esta temporada navideña, el Departamento de Policía de Chicago tiene operaciones especiales actualmente en marcha.

Miles de residentes de Chicago y visitantes se regocijan de estas festividades navideñas en la ciudad que comienzan con el encendido del árbol de Navidad de la ciudad. Entre otras atracciones destacan, la pista de patinaje sobre hielo en Millennium Park y los tradicionales Christkindlmarkets.

Con el objetivo de prevenir el crimen, el superintendente del Departamento de la Policía de Chicago (CPD), David Brown, presentó en días recientes un plan de seguridad en esta época navideña.

Brown habló en conferencia de prensa sobre los esfuerzos para garantizar una temporada navideña segura para los compradores e instó al público a mantenerse alerta en las multitudes y en los eventos festivos tanto en el centro de Chicago como en los vecindarios.

“Tenemos un plan de respuesta para garantizar que, si hay alguna amenaza, respondamos rápidamente”, dijo Brown.

CPD ha aumentado su presencia en los corredores comerciales de toda la ciudad, incluidos Magnificent Mile y Loop. Patrullas vigilarán también en vecindarios para evitar la actividad delictiva. Una de las formas en que CPD logrará esto, es mediante la redistribución de los oficiales.

Durante la conferencia de prensa, Brown destacó, que se contará con mayor presencia policial en todo el sistema de la Autoridad de Tránsito de Chicago (CTA) y dijo que habrá pases de lista al aire libre y vehículos de policía asignados para seguir a los autobuses a lo largo de las rutas de la CTA.

Según Brown, también se estará vigilando para frenar a los carteristas y otros delincuentes, con una gran cantidad de patrullas, unidades encubiertas y el grupo de trabajo organizado contra el robo minorista.

Inversión en la prevención

El Dr. Arturo Carrillo, director de salud y prevención de violencia del Concilio Vecinal de Brighton Park (BPNC), dijo que no tiene fe en que el plan de la policía sea diferente de cualquier otro que han presentado, porque para él la solución no es poner más policías. “El enfoque es que dejemos de solamente pensar en una sola solución, que es más policías cada año, se invierte más y más en policías, ya estamos en casi 2,000 millones de dólares invertidos en la policía y la situación de la ciudad no cambia”, enfatizó.

Para Carrillo, lo que sí cambiaría las cosas sería la inversión en la prevención tanto en los jóvenes como en adultos para evitar que las cosas lleguen a la criminalidad. “Queremos que haya más atención en la prevención y fondos… Sabemos que la ciudad recibe tantos fondos federales y aun así no han podido alcanzar a las comunidades con la inversión que se necesita”.

‘Da miedo andar en el tren’

Sofía Portillo mira con escepticismo la estrategia que ha puesto en marcha CPD en la temporada navideña. “No les creo, rarísima vez veo pasar una patrulla por mi calle, solo los he visto en las calles principales de las avenidas Western y California”.

“Yo nunca he llamado a la policía, pero la otra vez unas personas dijeron que estaban llamando y que no llegaban, incluso personas de por acá, de este barrio, dicen que como saben que son latino, ni en cuenta, no llegan. Pienso que ellos se enfocan más en el centro de Chicago”, menciona Portillo, residente de Gage Park, barrio en el suroeste de Chicago.

Portillo usa el transporte público CTA y considera necesario que haya más policías en los autobuses y trenes, especialmente en esta época festiva. Ella cuenta que antes se movilizaba en la línea roja pero ahora utiliza la línea naranja por cuestiones de seguridad. “Verdaderamente ya da miedo andar en el tren de la línea roja. Yo ya ni la tomo, porque ahora como está autorizado el uso de la marihuana el tren de la línea roja siempre va oliendo a marihuana, siempre les digo a las chamacas que vienen del centro de la escuela ‘por qué no llaman a la CTA y dan estás quejas’. Yo porque no sé inglés sino estaría llamando a la CTA”.

Portillo dice que ha visto en la línea roja gente ebria, drogada, grupos que se golpean y que incluso hasta insultan a los pasajeros. “Cuando veo una situación conflictiva me bajo y corro y si alcanzo me subo a otro vagón, si no me espero a que venga otro tren, realmente es peligroso”.

María Zúñiga, residente de Pilsen, considera que con más policías habría mayor seguridad en las calles y en la CTA. “A mí me gustaría que un policía ande caminando por los vagones del tren. A mí me da mucho pendiente, porque mi hija viaja para allá para el centro tres veces por semana, toma un programa y pienso que eso a nosotros los padres nos daría más tranquilidad. A veces viene saturado el tren, pero a veces viene muy solitario, la persona pues tiene miedo, no sabes con lo que te vas a encontrar”.

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al apoyo del Chicago Community Trust.

En esta nota

CPD Departamento de Policía de Chicago Reportajes Chicago

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain