El país donde hay más pirámides en el mundo (y no es Egipto ni México)

Son más esbeltas y bajas de las que tenemos conocimiento, pero su abundancia dan cuenta de una sociedad pujante hoy olvidada y quizás desconocida

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Raza en Facebook

El país donde hay más pirámides en el mundo (y no es Egipto ni México)

Se estima que hay unas 255 pirámides de distintos tamaños, fueron erigidas entre los años 1070 y 350 a.C. y contaba con escalones muy empinados.

No estamos hablando de Egipto, tampoco de México.

Nos referimos a Sudán, el país que concentra el mayor número de pirámides en el mundo.

Allí, a lo largo del río Nilo, a miles de kilómetros al sur de Egipto, los nubios construyeron estas pirámides durante el Reino de Kush, en la Nubia ancestral.

WIKICOMMONS
WIKICOMMONS

La dinastía Meroe, la última de una línea de “faraones negros”, gobernó el reino de Kush en las orillas del Nilo durante más de 1.000 años hasta su desaparición en el año 350 DC.

Muchas de ellas son tumbas de los reyes y reinas que entonces gobernaron la región.

A diferencia de las pirámides egipcias, donde hay unas 138 estructuras triangulares, estas son más delgadas y pequeñas (tienen entre 6 y 30 metros de altura).

Y según los expertos, el tamaño de la pirámide depende de los años de reinado del monarca.

Sociedad pujante

EFE
EFE

Las pirámides del sitio arqueológico de Meroe se encuentran a 300 kilómetros al norte de la capital sudanesa Jartum.
La mayoría de las pirámides se encuentran en el lugar donde una vez vibró la ciudad de Meroe, cuya riqueza dependía de la industria del hierro y de los comercios internacionales que incluía India y China.

Para el arqueólogo Derek Welsby, experto en el antiguo Sudán y Egipto del Museo Británico de Londres, en esa época la fauna y vegetación de la región eran muy distintas.

Getty
Getty

Las pirámides se encuentran en la parte superior de dos crestas rocosas cubiertas por dunas de arena a unos tres kilómetros al este del Nilo.

“Hubo un tiempo en que uno de los sitios más áridos del planeta tenía una población de grandes animales de caza y gente dedicada a la caza y la pesca”, le dijo a la BBC.

También era una región muy conocida por los depósitos de oro.

“Incluso hoy, la separación de oro por la criba es una actividad tradicional en el área”, afirmó Bruce Williams, del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago, quien recientemente descubrió descubrió un enorme centro de procesamiento de oro y un cementerio con unas 90 tumbas, al lado del río Nilo, en el norte de Sudán.

Getty
Getty

Más cerca del río se encuentran las ruinas de Merowe, la última capital de Kush, donde todavía se pueden ver los restos de los palacios y templos reales bajo el dosel de un bosque de acacias.

Pero con la conquista de Kush por los antiguos egipcios, hace unos 3.000 años, hizo que “cientos, sino miles de kilos de oro” salieran cada año de la región.

“Todo parece indicar que el oro no se usaba localmente y es muy probable que se extrajera para beneficio del gobernante y su círculo, en Kerma”, a unos 360 kilómetros río arriba, añadió Geoff Emberling, también del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago.

Te recomendamos

%d bloggers like this: