Pelosi es reelegida líder de minoría demócrata en el Congreso

Quienes votaron por ella consideraron que es la mejor estratega que tiene el partido

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue en Facebook a la voz de los hispanos en Chicago
Pelosi es reelegida líder de minoría demócrata en el Congreso

WASHINGTON.- La legisladora demócrata por el distrito 12 de California, Nancy Pelosi, fue reelegida este miércoles como líder de la minoría en la Cámara de Representantes, superando con creces a un rival de Ohio para el cargo y en unos momentos en que el partido evalúa su rumbo futuro para sumar adeptos.

Tras una votación secreta que comenzó en horas de la mañana, los demócratas reeligieron a Pelosi, que ha liderado a la bancada en los últimos 14 años, con un total de 134 votos, contra los 63 que recabó su único rival para el cargo, el demócrata por Ohio, Tim Ryan.

En la votación de hoy, 198 demócratas eran elegibles para votar por el liderazgo, incluyendo cuatro delegados. Las reglas excluyen de la votación a los legisladores que se jubilarán a finales de año, o que perdieron la reelección el pasado 8 de noviembre.

Pelosi, de 76 años de edad, había dicho que contaba con el apoyo de dos tercios de la bancada demócrata en la Cámara Baja.  En 2007, Pelosi se convirtió en la única mujer presidenta de la Cámara Baja, puesto que ocupó hasta 2011, cuando los republicanos retomaron el control de ese órgano legislativo.

Su reelección la mantiene como la mujer de mayor rango en la política de EEUU.

En breves declaraciones a la prensa, Pelosi reconoció el “histórico reto” de marcar las diferencias con los republicanos y la entrante Administración Trump, y elaborar un mensaje que cale entre el electorado.

“Sabemos ganar elecciones. Lo hemos en el pasado y lo haremos de nuevo al hacer esa diferenciación”, afirmó Pelosi, quien restó importancia a los 63 votos en su contra.

La larga lista de líderes demócratas en el “equipo Pelosi” incluye además al propio presidente Barack Obama, la mayoría de los 26 miembros del Caucus Hispano del Congreso (CHC, en inglés), integrado totalmente por demócratas, y un grupo de 50 legisladoras demócratas.

Una fuente legislativa demócrata, que pidió el anonimato, dijo a este diario que la mayoría de la bancada se inclinó por Pelosi por considerar que, ante los retos que afronta el partido, “no hay mejor estratega que ella”  para el cargo.

El congresista californiano, Adam Schiff, que fue el encargado de colocar formalmente el nombre de Pelosi en la votación, dijo que  Pelosi “es la mejor para liderarnos… no hay mejor estratega que ella, ni de lejos”.

El congresista Bill Pascrell, de Nueva Jersey, dijo que EEUU afronta “un momento peligroso” y que, a su juicio, Pelosi “está en la mejor posición para ayudarnos a ganar en los comicios legislativos” de 2018.

Mientras, la congresista Debbie Dingell indicó que Pelosi “siempre ha escuchado y entendido” lo que está ocurriendo con el electorado en la zona central del país.

“Necesitamos a alguien con liderazgo probado en las batallas… Nancy aborda las cosas difíciles de lograr, no solo las fáciles”, dijo Dingell, parafraseando a Obama.

Aguas turbulentas

Pese a los encomios, tras los comicios del pasado 8 de noviembre, en los que el republicano Donald Trump ganó la presidencia y los republicanos retuvieron el control de ambas cámaras del Congreso -aunque con menos escaños-, muchos demócratas expresaron públicamente la urgencia de reinventar a su partido.

Legisladores como Ryan hicieron un llamado a sacudir los cimientos del partido para elaborar un mensaje de cara a los comicios legislativos de 2018, cuando se renovarán los 435 escaños de la Cámara de Representantes.

Así, Ryan, que logró su séptima reelección, también lanzó su nombre al ruedo para desbancar a Pelosi, argumentando que era hora de promover rostros nuevos al frente de una necesaria reforma del partido.

El congresista demócratas por Arizona, Rubén Gallego, y por Texas,  fue el  único miembro del CHC  de entre un puñado de legisladores que se arriesgaron a retar públicamente el liderazgo de Pelosi, dando su respaldo a Ryan.

En declaraciones a este diario, Gallego explicó que apoyó a Ryan porque los comicios dejaron en claro que la gente “está harta” de la disfunción en Washington y que el Partido Demócrata necesita un nuevo derrotero, con pasos concretos.

A su juicio, Ryan ha sido un “incansable defensor de las familias trabajadoras y de políticas progresistas” y propuso “extensas reformas” de la bancada, aunque reconoció la trayectoria de Pelosi, en particular la aprobación de “Obamacare” en 2010, y otras luchas.

“Aunque me decepcionan los resultados de la elección, me dio orgullo apoyar el esfuerzo de muchos de mis colegas en un llamado por un cambio… Ryan propuso extensas reformas sobre cómo se rige nuestra bancada, y puso énfasis en la rendición de cuentas”, dijo.

“Tengo un enorme respeto por la líder Pelosi y la felicito por su victoria. En adelante, haré lo posible para apoyarla como líder, para que nuestra bancada tenga éxito y pueda recuperar la Cámara de Representantes en 2018”, puntualizó.

Pelosi apenas logró los dos tercios que esperaba, pero ésta ejerce gran influencia y tiene profundas raíces con el ala progresista del partido, además de que tiene una incuestionable capacidad para recabar fondos.

Lo malo, según sus detractores, es que los demócratas han perdido cerca de 60 escaños en los últimos seis años, pero nada cambiará porque el liderazgo “no reconoce el descontento y el llamado a un cambio que proviene de la base”.

Un nuevo rumbo para el partido

Es que los resultados de los comicios confirmaron el descontento popular de la clase trabajadora con los demócratas, especialmente en la región del “Rust Belt”, que incluye al estado de Ohio –ganado por Trump- y que durante décadas ha sufrido la erosión de empleos por culpa de la competencia del comercio exterior.

En ese sentido, en declaraciones a la cadena CNN, Ryan insistió ayer en la urgencia de elaborar un “mensaje económico robusto” que responda a las inquietudes de los votantes de clase media en zonas rurales.

Después de todo, la cúpula del partido está conformada por legisladores de ambas costas del país, y presuntamente divorciados de la realidad de esos votantes, por lo que Ryan se consideró como el más indicado para la tarea.

Curtida en fuertes batallas políticas –ya había frenado a otros rivales en 2003-, Pelosi propuso una serie de reformas precisamente para insuflar nuevos bríos al partido, colocando en puestos de liderazgo a legisladores más jóvenes y con menos experiencia en el Congreso.

Te recomendamos

%d bloggers like this: