caso de familia de guatemala

Juan Carlos Funes García y su esposa Yolanda Xinic son de Huehuetenango, Guatemala, y han estado en Estados Unidos desde 2004. Se encontraban en la Iglesia Metodista Unida Lincoln junto con su hijito de tres años. Además de ese niño, que es ciudadano estadounidense, tienen otros cinco hijos en Guatemala, de los cuales cuida la madre de Yolanda y a los que envían dinero y mantienen, ya que todos están estudiando.

Funes enfrenta una orden de deportación después de que en agosto del 2011 fuera detenido por la policía en Wood Dale, en el condado de DuPage, por conducir sin licencia y sin seguro de auto.

Al no tener antecedentes criminales, tener un hijo estadounidense y haber pagado sus impuestos metódicamente, Funes solicitó la discreción fiscal ayudado por la oficina del congresista Luis Gutiérrez; pero le fue denegada.

Por órdenes de las autoridades, el hombre debía salir del país el 14 de abril pasado pero no lo hizo por no dejar a su esposa recién operada y a su hijo. Según contó a La Raza actualmente hace trabajos variados en los suburbios, a través de una agencia de empleo laboral.

El reverendo Walter Coleman declaró: “Este es un miembro de mi iglesia; si tratan de deportarlo, él se queda aquí”. Y su esposa, la activista Emma Lozano, añadió que “si tratan de deportarlo vamos a abrir esta iglesia y él se va a quedar aquí dentro con su familia en santuario, no lo vamos a dejar ir”.