Menos piedras en el camino para ex convictos

En el estado de Illinois se han promulgado nuevas leyes que facilitan el camino para que aquellas personas que han estado en prisión puedan rehacer sus vidas, empezar desde cero y reinsertarse a la sociedad
Menos piedras en el camino para ex convictos
Guillermo Gutiérrez, de 38 años, trabaja en la organización BUILD. Foto Carolina Cruz/La Raza

Guillermo Gutiérrez, de 38 años, ha vivido toda su vida en el vecindario de La Villita. En 1995 fue condenado a seis años de cárcel por intento de asesinato, y cumplió tres años en prisión.

Al salir de la cárcel y con su GED, el cual completó estando adentro, tenía la idea de conseguir un trabajo y reconstruir su vida. Sin embargo, el estigma de haber estado en prisión lo acosaba constantemente.

“Terminé consiguiendo un trabajo en una fábrica con mi papá y todo estuvo bien por los primeros tres meses; pero luego el supervisor se dio cuenta que yo estaba en libertad condicional”, dijo Gutiérrez. “Cuando se dieron cuenta de eso ya me empezaron a tratar muy diferente, y entonces resultó que después del periodo de tres meses me dejaron ir del trabajo”.

Igual le sucedió con otros empleadores cuando llenaba aplicaciones de trabajo en las que le preguntaban si tenía historial criminal.

“Cuando me entrevistaban me preguntaban y entonces empecé a notar que había mucha discriminación”, afirmó Gutiérrez, quien describió cómo cambiaban las expresiones faciales de los entrevistadores al saber de su pasado.

“Así que empecé a salir a las calles de nuevo, tratando de buscar la manera de hacer mi propia vida”, mencionó Gutiérrez. En su opinión, es la falta de oportunidades al salir de la cárcel lo que lleva a las personas a reincidir en actos delictivos.

Luego en el año 2000 decidió buscar ayuda con el programa AmeriCorps. Esta entidad, junto al grupo Public Allies, lo conectó con una organización sin fines de lucro en Chicago llamada BUILD, donde ahora trabaja con jóvenes ex pandilleros y recibe un salario.

Al igual que Gutiérrez, miles de hombres y mujeres tienen que lidiar con el estigma que existe hacia las personas que han estado en prisión.

Durante el mes de agosto se aprobaron varias leyes en Illinois que aumentan las oportunidades de empleo para las personas ex convictas (Ver recuadro).

También se espera que en las próximas semanas el gobernador de Illinois Pat Quinn firme una orden administrativa para que en las solicitudes de empleo con el estado se elimine la pregunta de si la persona tiene o no historial criminal.

“El gobernador Quinn apoya la idea detrás de la eliminación de la pregunta en las solicitudes de empleo con el estado, ya que cree que los errores del pasado de las personas ex convictas que respetan la ley y que han pagado su deuda con la sociedad, no debe ser una barrera para conseguir empleo”, comentó Dave Blanchette, vocero del gobernador.

“Los directores de recursos humanos deben tener la oportunidad de conocer las destrezas y calificaciones de los candidatos antes de tomar una decisión basada en su historial”, enfatizó Blanchette en una declaración escrita a La Raza.

De acuerdo con un estudio publicado en el 2010, titulado “Ex-offenders and the Labor Market”, realizado por el Center for Economic and Policy Research, el encarcelamiento puede conducir a la pérdida de conexiones que podrían ayudar a las personas a encontrar empleo y al ex recluso a tener una nueva red social. Esto lo hace más propenso a cometer acciones delictivas.