El alcalde de Chicago respeta a los inmigrantes

El alcalde de Chicago apoya la fuerza económica y cultural de los hispanos.
El alcalde de Chicago respeta a los inmigrantes
Foto: Efe

Chicago.- El alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, se ha convertido en uno de los gobernantes que más respeta a los inmigrantes en Estados Unidos, en particular a los hispanos, a quienes define como “una fuerza crucial” en el crecimiento económico y vitalidad cultural de la ciudad.

Nieto e hijo de inmigrantes, Emanuel tiene una política de puertas abiertas a los “nuevos americanos”, como llama a quienes llegan desde México, Centroamérica y Asia, y se suman a otras comunidades, como las de los irlandeses y polacos.

En entrevista con Efe el alcalde expresó que el Mes de la Herencia Hispana es el momento ideal para honrar “las importantes contribuciones culturales, cívicas y económicas” de los latinos, y de reconocer “su importancia para el futuro de Chicago”.

Para Emanuel, que acaba de cumplir el segundo de sus cuatro años de mandato, los inmigrantes son importantes porque “vinieron en busca de una nueva vida para sus hijos y están aquí por opción, por lo que debemos respetarlos y honrarlos”, aseguró.

En la agenda diaria del jefe comunal ocupa un lugar destacado su presencia en actos y conmemoraciones de la comunidad hispana, que en el área de Chicago llega a dos millones de personas

En septiembre, por ejemplo, marchó al frente del desfile del Día de la Independencia de México en el barrio La Villita, donde además cortó la cinta de reinauguración del arco que se levanta en la calle 26, la segunda gran vía comercial de la ciudad después de la avenida Michigan.

Inauguró los nuevos locales de la biblioteca pública y de la secundaria del barrio Las Empacadoras y colocó la piedra inicial en la futura biblioteca de Albany Park, dos vecindarios con elevada población mexicoamericana.

También compartió el escenario con la actriz Eva Longoria durante la Convención Nacional de la Cámara Hispana de Comercio de los Estados Unidos, que decidió realizar su encuentro anual en Chicago como reconocimiento al apoyo del alcalde a las comunidades de inmigrantes, sus empresas y negocios.

En la órbita de la Municipalidad funciona la oficina Nuevos Americanos creada por Emanuel y cuyo director, Adolfo Hernández, fue premiado por la Casa Blanca.

“Desde el punto de vista económico, casi la mitad de los nuevos negocios son iniciados por inmigrantes recientes. En Chicago no se puede ser proempresa y antiinmigrante, es inconsistente”, señaló Emanuel.

Con experiencia en las negociaciones del Congreso, por su pasado de congresista del Distrito 5 de Illinois y primer jefe de gabinete del presidente, Barack Obama, Emanuel es un claro defensor del bipartidismo para salvar la reforma migratoria en el Congreso.

“Chicago ha encabezado el camino en temas migratorios con apoyo bipartidista”, señaló el regidor sobre estos asuntos, en los que destacan los fondos privados para financiar estudios universitarios de indocumentados y las licencias de conducir para indocumentados que está previsto que entren en vigor antes de fin de año.

“El camino será muy difícil y engorroso, pero hemos demostrado que es posible”, expresó.

Una encuesta reciente señaló que Emanuel tiene el 54 por ciento de aprobación entre los latinos, y que en general la mayoría lo considera honesto y está de acuerdo con su estilo combativo de gobierno que lo hace chocar casi a diario con sus detractores.

El alcalde ha intentado inclusive aprender español para sus relaciones diplomáticas, comunitarias y de prensa, pero reconoce que es una asignatura pendiente después de tomar clases durante un año con un tutor mexicano.

“Mi español no llega ni a regular, porque no tengo tiempo para practicar”, reconoció.