Sacerdote enfermo abandona la lucha

El sacerdote salvadoreño José Landaverde, uno de los principales activistas proinmigrantes de Chicago, confirmó a Efe que abandona la lucha por problemas de salud y por sentirse “fracasado e impotente” ante la falta de coordinación entre aquellos que luchan por la reforma migratoria. “La lucha es mi pan de cada día, pero mi obispo me obliga a retirarme para cuidar de mi salud”, declaró Landaverde, quien a los 42 años de edad sufre de diabetes, úlceras, hipertensión e insomnio y ha perdido mucho peso. “Voy a descansar un tiempo y tal vez realizaré algún trabajo que no sea tan estresante, pero es más fácil que me muera que dejar de apoyar a los más necesitados. Jamás abandonaré la lucha”, afirmó. En un mensaje publicado en las redes sociales, Landaverde informó que a partir del próximo domingo será reemplazado por el padre Alfredo García, de 45 años y oriundo de Nuevo México. Al realizar una autocrítica sobre su lucha, Landaverde consideró que el movimiento proinmigrante en general ha “fracasado”. “Cada uno quiere combatir desde su propia trinchera”, dijo.