Se movilizan para que iglesias den refugio a indocumentados

Lanzan campaña nacional con el propósito de que diversas iglesias den refugio a inmigrantes indocumentados al borde de la deportación.

Guía de Regalos

Se movilizan para que iglesias den refugio a indocumentados
El reverendo Walter Coleman de la iglesia Unida Metodista Adalberto del barrio de Humboldt Park.
Foto: Belhú Sanabria / La Raza

Chicago.- Como medida de acción para evitar las deportaciones en Chicago, el reverendo Walter Coleman, de la iglesia Unida Metodista Adalberto, de Humboldt Park, impulsa una campaña nacional para que iglesias de Estados Unidos den refugio a inmigrantes en peligro de deportación.

Según la Oficina de Inmigración y Protección de Aduanas (ICE), en el año fiscal 2013 (de octubre de 2012 a septiembre de 2013) EE.UU. deportó 368,644 inmigrantes indocumentados, un 10% menos que el año anterior.

Aunque las cifras indican una reducción, los defensores de los derechos de los inmigrantes señalan que en enero de 2014 se alcanzarían 2 millones de personas deportadas durante el gobierno de Barack Obama. Datos del National Immigrant Justice Center indican que Obama ha deportado más de 1.95 millones de personas durante su tiempo en el cargo.

La pastora y activista Emma Lozano, fundadora de Centro Sin Fronteras, convirtió a la iglesia Unida Metodista Adalberto en un “templo santuario” para inmigrantes, junto a su esposo, el reverendo Coleman. Esto sucedió cuando en el 2006 se refugió allí la activista mexicana indocumentada Elvira Arellano, quien tenía orden de deportación.

Un año después, Arellano salió del santuario voluntariamente y viajó a Los Ángeles, donde fue detenida y deportada, en agosto de 2007. Actualmente Arellano y su hijo Saúl, quien es ciudadano estadounidense, viven en Michoacán, México.

“Cuando Elvira Arellano se refugió en el santuario ella dio cara y rostro de quiénes somos, gente noble y trabajadora. Ella dejó todo para entrar al santuario, porque quería luchar contra las deportaciones”, dijo Lozano en entrevista con La Raza.

La activista pidió que se abran las puertas de las iglesias como santuario y enfatizó en que hay que educar a la gente para que se puedan defender contra las deportaciones.

“Lo que se busca es ejercer presión al presidente Obama para que se haga un alto a las deportaciones y a la separación de familias y se extienda la Acción Diferida”, dijo Lozano.

Un santuario es un refugio en el que puede permanecer el inmigrante indocumentado que busca evadir una orden de deportación. “Nosotros les estamos dando la opción de resistir una ley, y es también una forma de desobediencia civil en la que todos nosotros tenemos el derecho de participar cuando una ley está rota”, dijo la activista.

Según Lozano, por ley las autoridades de ICE pueden entrar a una iglesia y sacar a una persona. Sin embargo, “no lo hicieron con Elvira Arellano y no lo van hacer”.

“La iglesia es un Santuario de Dios y ellos no quieren tener esa imagen de que van a entrar a la iglesia y sacar personas, ellos quieren una imagen de que están protegiendo la nación en contra de los terroristas y fuera de las iglesias”, añadió.

Coleman, de 70 años, espera que más pastores se unan a la campaña nacional que busca transformar las iglesias en refugios para indocumentados.

Jesús Molina, reverendo de la iglesia Out of the Box Ministry, del suburbio de Melrose Park, se ha sumado a la lista de templos que planean transformarse en santuario.

Molina tiene una iglesia con 115 miembros -casi todos hispanos- y dijo que es parte de este nuevo movimiento de justicia a favor de los inmigrantes.

“Es el tiempo para actuar y queremos unirnos con organizaciones e iglesias porque creemos que ya es tiempo de que se haga algo”, comentó.

Coleman espera que 1,000 iglesias se unan a la causa y dijo que hasta la fecha hay alrededor de 150 iglesias que quieren ser santuario y que en su mayoría son evangélicas y latinas.

“Es inaceptable que se estén deportando 1,100 personas cada día, por lo que a mediados de enero las iglesias que se unan a la campaña, enviaremos una carta al presidente Barack Obama declarándonos iglesias santuarios y a la vez le pediremos que la política de Acción Diferida que otorgó a los ‘dreamers’ se extienda a las familias y a los padres de hijos estadounidenses”, recalcó Coleman.

Además de ser santuario, las iglesias que estén capacitadas darán información y ayudarán a llenar las solicitudes para los jóvenes elegibles para el programa de Acción Diferida (DACA por sus siglas en inglés).

También elaborarán una identificación para padres, para que en caso de ser detenidos, sean puestos en libertad mediante el uso de la discreción procesal, según la directiva de ICE, ‘Facilitating Parental Interests in the Course of Civil Immigration Enforcement Activities’.