Piden visa humanitaria para indocumentado que necesita un trasplante

Grupos comunitarios y proinmigrantes de Chicago reclamaron una visa humanitaria para el indocumentado.
Piden visa humanitaria para indocumentado que necesita un trasplante
Isidro Secundino será deportado a México el próximo mes.
Foto: Archivo

Chicago.- Grupos comunitarios y proinmigrantes de Chicago reclamaron una visa humanitaria para el indocumentado Isidro Secundino, que será deportado a México el próximo mes en momentos que enfrenta graves problemas de salud y familiares.

Según informaron a Efe, Secundino, de 45 años y oriundo del estado de Guerrero, no podrá recibir el trasplante de riñón que necesita para salvar su vida si es enviado de regreso a su país.

Asimismo, dejaría atrás a su esposa que sufre un tumor cerebral y a siete hijos ciudadanos, el mayor de ellos de 12 años.

“Es una situación desesperada que exige la comprensión de las autoridades y por la cual estamos decididos a llegar a medidas extremas de protesta”, declaró el sacerdote anglicano José Landaverde.

Los grupos, entre los que se cuentan la Misión por la Justicia y el Comité Guadalupano Luchando por la Vida, están dispuestos a realizar ayunos o una huelga de hambre para exigir a Inmigración que deje sin efecto la orden de deportación de Secundino, programada para el 23 de febrero.

Landaverde informó que Secundino fue a Michigan a visitar a unos familiares, fue detenido por manejar sin licencia y entregado a Inmigración porque tenía el antecedente de haber regresado ilegalmente al país después de ser deportado hace varios años.

“El 13 de enero firmó la deportación voluntaria para el mes siguiente, justo ahora que habíamos logrado que un hospital de Chicago hiciera el trasplante en forma gratuita”, agregó.

Los activistas afirman que Secundino no puede trabajar porque su salud se ha deteriorado después de cuatro años de diálisis y en México podría morir si no recibe el nuevo órgano.

Además, el estado de su esposa que iba ser la donante del riñón, se agravó y no puede quedar sola a cargo de los niños.

Landaverde ha dado santuario recientemente a indocumentados en su iglesia y además encabezó con éxito en años pasados ayunos y ruidosas protestas para lograr que los inmigrantes sin papeles reciban atención médica y trasplantes sin importar su estatus migratorio o financiero.