Jóvenes latinos entre los que más sufren paro y deserción escolar en Chicago

Un estudio indicó que en Chicago, el 20% de los latinos de 20 a 24 años no tienen trabajo o no estudian
Jóvenes latinos entre los que más sufren paro y deserción escolar en Chicago
Los adolescentes y jóvenes afroamericanos y latinos de Chicago tienen los niveles más altos de desempleo y deserción escolar del país, lo que los expone a la creciente violencia callejera, según un informe publicado hoy por la Red de Escuelas Alternativas.
Foto: EFE

Los adolescentes y jóvenes afroamericanos y latinos de Chicago tienen los niveles más altos de desempleo y deserción escolar del país, lo que los expone a la creciente violencia callejera, según un informe publicado por la Red de Escuelas Alternativas.

El informe compara la crisis de desempleo y deserción escolar entre adolescentes y jóvenes adultos de Chicago, Los Ángeles y Nueva York, y señala que a pesar de la recuperación económica, la ciudad de Illinois sigue siendo líder entre los jóvenes sin trabajo.

En Chicago, el 47% de afroamericanos y el 20% de los latinos de 20 a 24 años no tienen trabajo o no estudian, comparado con el 33 y 31% en Nueva York y Los Ángeles en el caso de los afroamericanos y el 27 y 14%, respectivamente, en el de los hispanos.

La situación es peor entre adolescentes de 16 a 19 años, con el 88% de afroamericanos y el 85% de latinos que no trabajan, comparado con el 71% a nivel nacional.

Entre los jóvenes blancos de 20 a 24 años, el desempleo y la deserción escolar en Chicago es del 6,7 %, según el estudio.

Según declaró Jack Wuest, director ejecutivo de la red escolar que encomendó el estudio a la Universidad de Illinois en Chicago (UIC), ésta información señala “una línea directa entre la crisis de desempleo y el aumento de la violencia” en los barrios más conflictivos de Chicago.

En su opinión, tanto a nivel federal como local han fracasado los programas de empleo para la juventud y son necesarias “inversiones importantes” en los próximos años para evitar que “los tiroteos y los funerales se multipliquen” por causa de la violencia pandillera.

Teresa Córdova, directora del Instituto Grandes Ciudades de la UIC, advirtió sobre la “pérdida de una generación de jóvenes” que no pueden trabajar en sus vecindarios.

“Es una tragedia para los jóvenes y las comunidades donde viven, y para la ciudad en general”, expresó.

Según datos del Departamento de Policía local, en 2015 se registraron 502 homicidios, 42 más que en el año anterior, mientras que en lo que va de enero la cifra asciende a 38.