¡No, hoy no tengo ganas!

Experta habla sobre los factores que influyen en la baja del apetito sexual en las mujeres
¡No, hoy no tengo ganas!
Factores emocionales y hormonales influyen en el apetito sexual de la mujer.
Foto: Shutterstock

Un encuentro sexual a la semana es suficiente para que una pareja sea feliz. A esta conclusión llegó un reciente estudio en torno a la relación saludable de la pareja.

Sin embargo, hay parejas que no llegan a este promedio satisfactorio debido a la baja de la líbido de la mujer. ¿Por qué se da esto?

“Muchas mujeres experimentan disminución de la líbido en algún momento de sus vidas. Esto puede ocurrir de forma temporal, como por ejemplo después del nacimiento de un bebé, o a largo plazo.  Sea cual sea la causa, es importante hablar del tema con su doctor para buscar una solución”, explica la Dra. Maricela Rodríguez-Gutiérrez, especializada en ginecología y vinculada a Kaiser Permanente Los Ángeles.

Factores que influyen

Por su naturaleza, el apetito sexual de la mujer se ve afectado por varios factores. Entre los más comunes según la Dra. Rodríguez-Gutiérrez, están:

1-    Cambios hormonales

Estos se dan especialmente después de dar a luz y durante el cambio de vida o menopausia.

“Las mujeres que acaban de tener un hijo generalmente pierden la líbido como resultado de un aumento en la producción de la hormona prolactina, que se produce durante el período de lactancia”, detalla la ginecóloga. “En el caso de la menopausia, como los niveles de estrógeno disminuyen, ocurren cambios en los tejidos genitales resultando en relaciones sexuales dolorosas y en una respuesta sexual más lenta para llegar al orgasmo”.

2-    Trastornos emocionales

La ansiedad, la fatiga, el estrés, la depresión y en general todos los trastornos emocionales disminuyen la libido.

“Sabemos que el estrés, por ejemplo, reduce la producción de testosterona, la hormona del deseo sexual.  Lo mismo ocurre en personas que padecen de otros trastornos emocionales”.

Las peleas y el maltrato verbal y físico por parte de la pareja también afectan en el estado emocional de la mujer y, por ende, en su apetito sexual.

3-    Medicamentos

Los antihistamínicos o antialérgicos, relajantes musculares, diuréticos y medicinas para bajar la presión alta son algunos que pueden disminuir el deseo sexual femenino.

“Es bien importante que las pacientes que tomas estos medicamentos hablen con sus médicos ante cualquier síntoma, problema o malestar en este aspecto”, recomienda la galena.

Las pastillas anticonceptivas cuyos niveles no son los correctos con la constitución orgánica de cada mujer también pueden bajar la líbido,

4-    Cambios en la forma del cuerpo o el aumento del peso

 Además de impactar directamente el estado de salud general de la mujer, el sobrepeso puede alterar su líbido, pues las células grasas cambian el equilibrio de las hormonas.

“Asimismo, estos cambios pueden afectar a la autoestima de la mujer, algo que también afecta su deseo sexual.  Cuando se tiene una mala percepción de uno mismo, la persona se siente incapaz de atraer a su pareja sexualmente, por lo cual le es más difícil disfrutar del coito o incluso, tenerlo”, detalla la Dra. Rodríguez-Gutiérrez.

5-    Cambios en la anatomía de la zona vaginal

 La disminución de estrógeno que ocurre durante la menopausia, también causa una disminución en el suministro de sangre a la vagina.

“Esto puede afectar la sensibilidad (se necesita más tiempo para llegar a la fase de excitación) y la lubricación vaginal, y lo por lo tanto dificulta las relaciones sexuales”, apunta la experta.

La resequedad vaginal (que se presenta durante la menopausia y con ciertos medicamentos y enfermedades) puede hacer que el coito sea doloroso o incómodo. Igualmente, la debilidad muscular del suelo pélvico, que también se da durante la menopausia, hace que el orgasmo sea menos intenso y duradero.

6-    El dejar de tener relaciones sexuales

 Durante el encuentro  íntimo producimos grandes cantidades de endorfinas y oxitocinas. Es así que si dejamos de tener sexo estas hormonas, que están asociadas con el placer y el bienestar, se disminuyen afectando nuestro estado de ánimo y, por consecuencia, disminuyendo nuestro apetito sexual.

“Si la mujer está experimentando problemas sexuales, como la falta de orgasmos, es importante hablar con su médico para determinar su causa y posible tratamiento. El tener relaciones sexuales seguras con regularidad es importante para la salud reproductiva de los seres humanos”, concluye la ginecóloga.