Cemex podría construir el muro de Trump

El presidente de EU tendrá que recurrir a empresas mexicanas y plantas asentadas en el país si espera mantener bajos sus costos
Cemex podría construir el muro de Trump

México – En la construcción de su muro, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tendrá que recurrir a empresas mexicanas y plantas asentadas en el país si espera mantener bajos sus costos y terminarlo en el menor tiempo posible.

Según un análisis de la consultora AllianceBernstein, el muro fronterizo requerirá aproximadamente 7.1 millones de metros cúbicos de concreto y 1.1 millones de metros cúbicos de cemento en su construcción, que no pueden ser abastecidos solo por empresas americanas o de ese lado de la frontera.

Cemex, Grupo Cementos de Chihuahua (GCC) y Cementos Moctezuma son las tres empresas mexicanas que más plantas y fácil acceso tienen en la región donde se construirá el muro y a las que podría recurrir el Gobierno de EU.

La consultora considera un muro de 12 metros de alto, a lo largo de la frontera en donde el Río Bravo y otros accidentes geográficos no causan una barrera natural, y cuyo costo podría ascender a 25 mil millones de dólares.

Para construir el muro se requieren paneles prefabricados de concreto y la transportación de los materiales no puede superar las 200 millas, si se pretende mantener los costos abatidos.

En esa franja de distancia, Cemex cuenta con más de 40 plantas de concreto de cemento listo para mezcla y cinco de cemento y una planta de cemento en Torreón

Cementos Moctezuma tiene una planta de cemento en Torreón y GCC cuenta tres plantas plantas de concreto y otras tres de cemento en Chihuahua.

También están LafargeHolcim, CalPortland, Martin Marietta e Eagle Materials.

Lo mismo ocurre con las canteras de grava, las cuales dominan Cemex en la región, sobre todo del lado estadounidense y GCC del lado mexicano.

AllianceBernstein añadió que la construcción del muro será una tarea sumamente difícil, tanto por la longitud de la frontera entre México y EU, como por las condiciones climáticas y costos.

De hecho, estimó que en el mejor escenario se requieren dos años para la compra de los terrenos donde estará el muro y otros dos para la construcción.