Tiene 16 años, mide 2.31 metros y buscan convertirlo en un jugador de la NBA

Robert Bobroczky despertó interés en Europa y los Estados Unidos, y sigue un tratamiento médico para jugar en la mayor liga de básquetbol del mundo

Su padre mide 2,17 metros, y su madre, 1,90. Con semejantes progenitores era previsible que Robert Bobroczky , un adolescente de apenas 16 años y que acaba de debutar en el básquetbol juvenil de los Estados Unidos, tuviera una estatura muy por encima de la media. Aunque está claro que sus 2.31 metros sorprenden mucho más y roban la atención de todos.

El joven, considerado el adolescente más alto de toda Europa según el Récord Guinness, es nueve centímetros más alto que el actual jugador de mayor altura en la NBA , Boban Marjanovic (Detroit Pistons) y ha llamado la atención de organizaciones en Estados Unidos y Europa. Actualmente juega en el Spire Institute Academy en Cleveland, con quien debutó esta semana, donde atrajo la atención por su gran tamaño.   

“Comencé a jugar al básquetbol a los cinco años y aspiro a llegar a la NBA o a un buen club de la Euroliga”, comentó Bobroczky, quien desde muy niño mostró sus dotes para este deporte y crecía hasta 12 centímetros por año durante la primera parte de su adolescencia.

Jugaba en Arad, su ciudad natal en Rumania, y a los 14 años fue incorporado por A.S. Stella Azzurra, un club de nivel amateur basado en Italia, especialista en la formación de jóvenes talentos.

Desde entonces se somete a un tratamiento médico para fortalecer su delicado sistema óseo y plasmar un poco el crecimiento que biológicamente sigue presentando. Sus huesos son extremadamente delgados y afronta dificultades de movilidad en la cadera por esta misma razón. Parte de su tratamiento incluye una dieta especial de siete comidas al día, vitaminas y ejercicios de fortalecimiento.

Bobroczky es aplaudido por sus lanzamientos cortos y de mediana distancia, los bloqueos y, claramente, los rebotes. Sin embargo, le falta masa muscular, resistencia y coordinación de movimientos en la cancha. Por estas razones, acumula pocos minutos de juego con una moderada actuación con el Instituto Spire.

Los especialistas consideran que Bobroczky tiene “un conjunto de habilidades similares a muchos hombres grandes de la nueva camada de la NBA”, por lo que confían en que los tratamientos arrojen buenos resultados en el adolescente.

Su caso podría compararse al del ala pivote lituano de New York Knicks, Kristaps Porzingis (2.21 m); también con el sudanés- ya fallecido- Manute Bol (2.31m); el chino -retirado- Yao Ming (2.29 m) y el rumano -también ya fuera de las canchas- Gheorghe Muresan (2.31m). Éste último ostenta hasta la fecha el récord como jugador de más alto que ha pasado por la NBA. Si Bobroczky cumple su sueño, probablemente lo iguale… o lo supere.