Red de deportación de Donald Trump será más amplia que la de Obama

Las nuevas "prioridades de deportación" criminalizan virtualmente a cada indocumentado presente en el país. Habrá muy pocas excepciones y el único límite por el momento está en los recursos disponibles al gobierno para llevarlo a cabo.
Red de deportación de Donald Trump será más amplia que la de Obama

Con Donald Trump en la silla de mando, las autoridades migratorias prometen lanzar una red mucho más amplia que la que usó Barack Obama para deportar a la mayor cantidad de inmigrantes posibles.  

Si Obama deportó a tres millones de inmigrantes en ocho años–a última cuenta del balance de su gobierno- el presidente Trump ha prometido expulsar del país a al menos otros tres millones.  

Esta semana, Trump comenzó a girar las órdenes que permitirán cumplir esta promesa a largo plazo.

Analizando la orden ejecutiva dictada por el nuevo presidente el miércoles, no todos los que deportará serán “criminales”, como él mismo lo había prometido.

John Moore/Getty Images
Cualquier indocumentado puede ser deportado si el gobierno considera que es una amenaza para la seguridad nacional. John Moore/Getty Images

Entre los extranjeros que el gobierno de Trump considera una “amenaza para la seguridad nacional y pública están prácticamente todos los inmigrantes sin papeles y cualquier extranjero que haya cometido un delito, con papeles o sin ellos.

“Nos preocupa especialmente el énfasis en visualizar a un inmigrante como delincuente por el único hecho de serlo”, dijo Catherine Tactaquin, directora ejecutiva del National Network for Immigrant and Rights.  “Estamos viendo un lenguaje bajo el cual ya no son sólo delincuentes convictos o acusados, sino los que pudieran serlo”.

La orden ejecutiva amplía las prioridades de deportación para incluir no sólo a personas recién llegadas por la frontera,  convictas de delitos criminales o con órdenes finales de expulsión, sino muchas categorías más que podrían terminar por criminalizar virtualmente a cada indocumentado presente en el país.

“Antes decíamos el “cucuy” ya viene, ahora podemos decir que ya llegó”, dijo Fernando García, de la Red Fronteriza de Derechos Humanos, con sede en El Paso. “El gobierno de Obama deportó a casi 3 millones de personas usando un criterio más estrecho. En el caso de Trump, todo el mundo está en peligro”.

Si bien todo indocumentado ha sido siempre técnicamente deportable, en los últimos años las autoridades migratorias estaban poniendo énfasis en las categorías antes mencionadas: personas con órdenes de deportación pendientes, extranjeros convictos (culpables) de delitos y a los atrapados cruzando la frontera o recién llegados.

  • Ya se viven cambios en tribunales de inmigración debido a orden de Trump

La orden de Trump parece indicar que no harán excepciones, y que el que caiga en la red de ICE, tendrá un proceso de deportación.

Entre los que se incluirán como prioritarios o “una amenaza significativa a las seguridad nacional y la seguridad pública” están los que entran sin papeles o los que entran con visa y se quedan aquí más allá de la fecha de esa visa.

“No podemos aplicar fielmente las leyes de inmigración si hacemos excepciones de clases o categorías de extranjeros deportables”, reza la ley

El gobierno de Barack Obama deportó a cientos de miles de personas que no cometieron delito alguno, particularmente durante su primer período de gobierno. El método utilizado fue principalmente el programa Comunidades Seguras, que requería la colaboración de policías locales para detener a inmigrantes hasta que ICE los recogía.

Pero muchas jurisdicciones policiales se rebelaron contra Comunidades Seguras, alegando que obligaba a los policías a hacer tareas de agentes migratorios y distraerse de luchar contra la delincuencia en sus comunidades, aparte de perder la confianza de las comunidades indocumentadas para reportar actos delictivos.

Eventualmente, Obama eliminó Comunidades Seguras y estableció prioridades estrictas de deportación, pero todo esto queda eliminado con la orden de Trump.

Según esta, serán prioridad para deportación los siguientes inmigrantes:

  1. Los delincuentes convictos
  2. Los que presentan una amenaza a la seguridad
  3. Los que no han sido admitidos legalmente en el país
  4. Los que han sido ACUSADOS de un delito
  5. Los que han cometido actos que constituyen una posible “ofensa” penal
  6. Los que han mentido en una solicitud gubernamental
  7. Los que han abusado cualquier programa de beneficios públicos
  8. Los que tienen orden de deportación pendiente
  9. Cualquier otro a criterio del agente de inmigración

Actualmente, el gobierno tiene capacidad máxima para deportar unas 350,000 a 400,000 personas cada año, y detener a 34,000 en centros para migrantes, pero Trump ha dicho que buscará más recursos para detención y deportación.