El abogado que prefirió ser un feliz ermitaño

Este hombre lleva cinco años viviendo en un hoyo que adaptó con material reciclabe para estar cómodo
El abogado que prefirió ser un feliz ermitaño

Yuri era abogado, pero un día se cansó de su trabajo y de su vida en la ciudad, por lo que decidió vivir en un hoyo que adaptó para tener todas las comodidades necesarias.

Él y Pretrushka, su coneja, viven en una cueva estilo “hobbit”, a unos 97 kilómetros de Moscú.

No es un “homeless”, sino alguien que decidió disfrutar su vida de diferente manera con energía solar, e incluso ¡tiene acceso a internet! Conoce aquí su historia.