100 empanadas y un invento le hicieron empresaria

Hipatia López creó un utensilio de cocina que comercializa, produce y que le ha llevado a ganar un concurso para promocionarlo en HSN
100 empanadas y un invento le hicieron empresaria

Hipatia López estuvo alrededor de un año guardando un secreto, como su abogado le aconsejó que hiciera. El día que pudo compartirlo invitó a su familia a cenar. Su madre, que había observado que habia estado con el humor cambiante, estaba convencida de que le iba a anunciar que iba tener otro nieto.

No, esta descendiente de ecuatorianos aficanda en el estado de Nueva Jersery no iba a tener un cuarto hijo. Celebraba que al cabo de un año había obtenido la patente de un utensilio de cocina — Empanada Fork–, que había inventado para liberarse de la tediosa tarea de cerrar empanadas, y que calladamente había montado su empresa, HL Único LLC, para producirlo y venderlo.

Ahora, este utensilio y su determinación de sacar adelante su empresa le han convertido en una de los cinco ganadores del concurso Project American Dreams seleccionados para lanzar su producto en la cadena HSN de televisión y tener con ello una audiencia de 94 millones de hogares. López, de 40 años, es una de las cuatro personas latinas que debutará en este canal el 13 de marzo.

A pocas semanas de esta fecha, Hipatia recuerda que cuando le dijeron que era finalista “lloré como un bebé”. “Era lo que quería desde el principio, solo una oportunidad“.

Es algo que para su frustración, no siempre ha tenido cuando decidió tomar el camino del emprendimiento empresarial.

Un camino que comenzó en la cocina. López, que estudio contabilidad y trabaja en una empresa en ello, dice que cuando su familia hace comidas las empanadas son siempre parte del menú. Al ir creciendo la familia han ido aumentando las empanadas que se sirven. “Empezamos con 30 pero una Navidad hicimos unas 100”, cuenta.

Ella ha tenido siempre la misión de cerrar las empanadas. “Y cuando has cerrado apenas 10 discos apretando con el tenedor ya duelen los dedos”, explica. La noche que tuvo que ocuparse de 100 de ellas estuvo pensando cómo hacerlo de una forma eficiente.  Tenía ya en mente cómo podía ser, pero ¿y si ya existía el utensilio y simplemente no lo conocía?.

“No me pude sacar la idea de la cabeza”. Y así empezó un relación con el buscador Google que le ha acompañado en muchos tramos de su emprendimiento.

“Me fui a la computadora a ver si había un producto y no lo ví, no sabía que yo lo iba a inventar“. Tras rastrear sin éxito hizo un dibujo con el diseño de uno con la idea de patentarlo.

“Pero yo no tenía ni idea de patentes”. De nuevo Google le ayudó a encontrar un abogado que le indicó que tenía que ir a un especialista. Lo encontró y aunque no era latino y no sabía mucho de empanadas si que vió el potencial de la propuesta de López para pastelería.

López entendió entonces que había dos tipos de patentes, una más cara de solicitar que la otra y optó por la más barata, que suponía una inversión de un mínimo de $5,000 para tener el diseño de la herramienta. El bonus de fin de año de la empresa para la que trabaja ayudó a sufragar este gasto.

El abogado le puso en contacto con su sobrino, recién graduado en arquitectura, para ayudarla a diseñar el aparato. Y ahí comenzó la espera. Era 2011. Obtener una patente es un proceso que toma tiempo.

López esperó un año. Solamente un año.

Pero ella ya se veía como una empresaria. Registó su empresa a pesar de que no sabía si iba a obtener la patente o no, y decidió investigar cómo podía producir su Empanada Fork.

Empanada Fork, el invento de Hipatia López para cerrar la masa de esta comida típica de la comunidad latina./Cortesía
Empanada Fork, el invento de Hipatia López para cerrar la masa de esta comida típica de la comunidad latina./Cortesía

De nuevo volvió al buscador de su computadora. Su idea era hacer el utensilio en plástico y buscó fabricantes.

Dificultades

Y entonces se dió cuenta de que la oportunidad no es siempre fácil de conseguir. Muchos fabricantes ni siquiera se reunían con ella porque no era una gran empresa, no estaban interesados en hacer un prototipo o producir menos de 10,000 unidades. “Mucha gente me colgaba el teléfono, tuve que ir cambiando mi presentación hasta que dos de ellos, uno en Carolina del Norte y otro en Hackensack (NJ) me dieron la oportunidad”.

Finalmente habló con el fabricante de su mismo estado pero la Empanada Fork no funcionaba bien en plástico y decidió hacerla en acero inoxidable. El mismo fabricante le puso en contacto con productores en China porque el precio que le daban en EEUU era demasiado elevado para el producto.

Cuando obtuvo la patente empezó a encargar las primeras 3,000 que está vendiendo a un precio de $20 en tiendas en la red como Uncommon goods y Bake Deco , entre otras. La inversión inicial, como la de tantos emprendedores, se hizo con una línea de crédito con su propia casa.

Feliz con su oportunidad en televisión espera que su empresa, en la que solo trabaja ella, empiece a crecer y tener beneficios (el año pasado llegó al punto de equilibrio). Confía que además de ventas le abra puertas en tiendas especializadas donde las ha tenido cerradas. “Ha sido el reto más difícil, que una empresa me diga que no vende mi producto sin darme la oportunidad de enseñarlo. Eso me frustra mucho”.

“Puede que sea el nombre, Empanada Fork, si decimos Pastry Press a lo mejor es más fácil pero en cualquier caso recibo muchas negativas de gente que no da la oportunidad de saber qué rechaza”.

Cara al futuro dice que precisa de dinero y no sabe si dar entrada a inversionistas, socios o tratar el crowdfunding (financiación colectiva privada). Su idea es hacer varios tamaños del utensilio para otros usos, dumplins, pasta, pies… y hacer un paquete con ello. Entonces, tiene claro que se le abrirán las puertas y verá su invento en un gran comercio.

Paso a paso

Si habla con Hipatia López de cómo ser una emprendedora sabrá que

  • Hizo un curso para emprendedores en el que le enseñaron conceptos de empresa.
  • Considera imprescindible tener una red de contactos, aprender de otras personas, saber a quién llamar y aprovechar las oportunidades. La de concursar en Project American Dreams nació de una presentación en la Cámara de Comercio de Nueva Jersey.
  • Marketing. Se ha lanzado al mundo de las redes sociales, con ello le han salido oportunidades de cruce de promociones con fabricantes de masa.
  • Hay que practicar el discurso de presentación, resumirlo, ser efectiva y trabajar hasta el detalle la tarjeta de presentación. La suya tiene la foto de su producto en el reverso.