Los mejores secretos de limpieza de las expertas

Los pasos que siguen las mucamas en hoteles y que puedes aplicar en tu hogar
Los mejores secretos de limpieza de las expertas

Posiblemente te has fijado en la rapidez con que las empleadas de los hoteles limpian y arreglan las habitaciones. Y aunque puede parecer sorprendente para muchos, la realida  es que todas siguen un método, unos pasos para limpiar cada habitación, para atender cada detalle, lo que agiliza su trabajo.

La doctora Melissa Bonilla, profesora de la Escuela Universitaria de Turismo, Hotelería y Artes Culinarias, de la Pontificia Universidad Católica, afirma que si las personas en sus casas aplican estos mismos pasos, seguramente también pueden parecer unos expertos y de ese modo, ser eficientes en poco tiempo, a la vez que tienen un ambiente limpio y atractivo.

Según Bonilla, el proceso de limpieza de una habitación regular en un hotel, tarda de 25 a 30 minutos y 45 minutos si se trata de una suite.

“Eso es cuando un cliente hace ‘check-out’, cuando ya se va del hotel. Si el cliente va a permanecer más días, entonces la limpieza toma unos 10 minutos”, aclara.

La profesora explica que la empleada de limpieza no hace sola todo el trabajo. “Cuando el cliente se va, entra a la habitación el “runner”, que por lo general es un hombre. Lo primero que éste hace es retirar del cuarto toda la ropa de cama, incluyendo la colcha y toda la del baño. Luego, saca toda la basura”, detalla.

La idea es que el cuarto quede completamente desocupado para que se pueda limpiar mejor. Entonces se dedica a limpiar todo lo que haya de muebles en la parte superior, a limpiar lámparas, cortinas, puertas de cristal y abanicos de techo. “La idea es que todo lo sucio y el polvo caiga hacia el suelo”, observa.

El “runner” deja en el cuarto toda la ropa limpia y sale. Ahí entra la mucama. Comienza limpiando cuadros, muebles y le pasa aspiradora al colchón de la cama para, luego, vestirla.

Luego viene el proceso de limpiar el baño. Se empieza por la bañera o ducha. Se aplica el producto de limpieza y se deja unos minutos, se restriega y se retira con agua. Se pasa al toilet, al lavamanos y topes.

“Limpiar el baño en último lugar es una práctica que hacen con el fin de evitar el traspaso de bacterias a otras áreas de la habitación”, sostiene. Luego se ponen las tollas.

“Finalmente, se procede a pasar la escoba y el mapo y la aspiradora si hay alfombra, por todo el cuarto. Se hace de adentro hacia afuera del cuarto”, concluye.

– Josefina Barceló Jiménez