Un centenar de familias desplazadas por el crimen organizado en las últimas horas

Los enfrentamientos en la tierra del Chapo Guzmán ha provocado que salga huyendo la población
Un centenar de familias desplazadas por el crimen organizado en las últimas horas

MÉXICO – El crimen organizado en México está lejos de ser controlado en algunas regiones donde ha tenido presencia histórica como el estado de Sinaloa, donde en las últimas horas fueron desplazadas de sus comunidades un centenar de familias que se declararon imposibilitadas para cumplir con todas las exigencias de los criminales.

De los abusos más “normales” como pasearse con armas para intimidar a los robos, amenazas y extorsiones, delitos contra los que la autoridad del municipio de El Rosario no ha podido más que aceptar que el problema “lleva meses” en los poblados de Agua Zarca, Tecomatillo, Corral de Piedra y Pilas de Estancia.

“Los pobladores no pueden vivir con miedo”, dijo el alcalde Manuel Antonio Pineda a los pobladores que reportaron su desplazamiento.

Las poblaciones se encuentran ubicadas en la región serrana de la entidad controlada por el cártel de Sinaloa que en los últimos meses, tras la extradición de Joaquín “El Chapo” Guzmán, se ha vuelto más beligerante con el control de los hijos y la evidente penetración del Cártel Jalisco Nueva Generación.

Antonio Mazzitelli, representante regional de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito ha declarado que la organización de El Chapo Guzmán llego a ser la más poderosa del mundo y con la recaptura y extradición de El Chapo queda sólo el liderazgo de Ismael El Mayo Zambada, lo que hace que haya un vacío de poder.

“Ahora el líder de la organización está más concentrado en las negociaciones sobre lo que dirá o no en el juicio frente a las autoridades estadounidenses y eso abre el paso a otras organizaciones para penetrar en un terreno que era de su total dominio”, advirtió el analista José Reveles, autor del libro El Chapo: entrega y traición.

En junio de 2016, el alcalde de Badiraguato, Mario Valenzuela, reportó otro desplazamiento en la cuna del capo con 150 familias afectadas que temían quedar atrapadas en un “fuego cruzado” de las riñas entre mafiosos.

Cálculos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) revelan que entre 2004 y 2016, alrededor de 90,000 personas fueron desplazadas de su lugar de origen por diversos conflictos; en su mayoría, relacionados con abusos y crímenes de los cárteles de la droga que diversificaron sus actividades a extorsiones y secuestros.

Pero la cifra podría resultar conservadora si se toma en cuenta los recuentos hemerográficos: tan solo en el estado de Sinaloa, el diario La Jornada, contabiliza 35,000.