La soledad de Trump y su adicción a la televisión

El presidente tiene una vida sendentaria y con un contacto familiar limitado
La soledad de Trump y su adicción a la televisión

La rutina del presidente Donald Trump está llamando cada mes la atención, sobre todo en lo relativo a su presunta soledad y una adicción creciente a ver televisión.

Reportes de varios medios, como The New York Times, The Washington Post y El País, indican que el mandatario se levanta todas las mañanas para ver los programas matutinos y leer algunos diarios.

Después de su jonada laboral, que regularmente cierra alrededor de las 6:00 o 7:00 pm, el republicano vuelve a su actividad favorita: ver televisión en privado.

Según los reportes a Trump no le gusta leer mucho, a diferencia por ejemplo de Barack Obama, quien terminaba su día en la Oficina Oval leyendo, pues eso lo ayudaba a “parar y tener perspectiva”, además de que practicaba ejercicio.

Bill Clinton solía correr al menos tres veces por semana, para despejar su mente de su labores como el líder del país más poderoso del mundo.

Las actividades matutinas y vespertinas del presidente republicano se dan en soledad, pues su esposa Melania Trump y su hijo Barron viven en Nueva York, y su hija Ivanka vive con su esposo y sus hijos, en Washington, pero no en la Casa Blanca.

Esa asilamiento le da al mandatario el suficiente tiempo para “comentar” sus puntos de vista públicamente a través de Twitter.

A Trump también le gusta jugar golf virtual, por lo que ha pedido cubrir las ventanas de la Casa Blanca para que nadie lo vea practicando.

Jill Collin, de AP, reveló esa información y publicó varias imágenes al respecto.