¿Por qué mueren de insuficiencia renal en Jalisco?

En los alrededores del lago de Chapala los pobladores hablan de cientos de muertes por problemas de riñón
¿Por qué mueren de insuficiencia renal en Jalisco?

MÉXICO – Ricardo Ortiz es director de la escuela secundaria de Agua Caliente, un pequeño poblado de una sola calle en los alrededores del lago de Chapala, Jalisco, epicentro de uno de los problemas de salud más graves del que se tiene registro en el estado porque el daño es irreversible y porque a pesar de los múltiples estudios, las causas son aún un misterio.

Ortiz ha sido testigo de la gradual disfunción de los riñones de sus alumnos, quienes poco a poco y casi sin síntomas padecen problemas para eliminar los desechos y el exceso de agua en el cuerpo hasta que necesitan diálisis y ya es demasiado tarde.

“Se enferman alumnos y ex alumnos y personas de la comunidad. Algunos son transplantados y siguen viniendo a clases, pero otros ya no vienen. Hace poco murió uno de los estudiantes al salir de la secundaria”, declaró un alarmado profesor a la prensa local poco después de que la Universidad de Guadalajara (UdeG) realizara un estudio en busca de causas y soluciones a finales de 2016.

En ese entonces 58, de los 116 adolescentes de la secundaria resultaron positivos en la prueba de microalbuminuria que detecta a través de la orina los primeros daños al riñón.

Las cifras sobre el número total de afectados, principalmente en tres comunidades del municipio de Ponchitlán (la cabecera, Mezcala y San Pedro), es aún incierta. Los pobladores que recientemente protestaron en el congreso local afirman que hay 40 enfermos en etapa terminal y que han muerto alrededor de 121, sin contar aquellos cuyas muertes no se han registrado.

Durante el más reciente Congreso Nacional de Nefrología se reconoció que Jalisco es líder de trasplantes renales a nivel nacional y actualmente hay una lista de espera de 2,500 pacientes, la mayoría de la región de Chapala.

Ahí es muy común ver a familias como la de Olga Baltazar con tres de sus seis hijos enfermos del riñón o casos como el de José de Jesús González, de San Pedro Itzicán, con un primo, un hermano y un amigo muertos por insuficiencia renal, según documentó el Instituto Politécnico Nacional.

Los investigadores del IPN, la alcaldía de Ponchitlán, el congreso y la UdeG no han querido descartar ninguna hipótesis. “Hay que estudiar el agua, el aire y los alimentos. No hay que decir que es el pozo de agua, hay que estudiar todo.

Nosotros estudiamos el agua (de Agua Caliente) y no hay nada. Pero la desnutrición ahí es un problemón serio, también hay problemas de aprendizaje. No nada más es el riñón, es el cerebro”, advirtió Felipe Lozano, investigador de la UdeG.