Acusan a agente fronterizo de abusar sexualmente de dos jovencitas guatemaltecas tras detenerlas

Una de las jovencitas era menor de edad y la otra tenía 19 años, cuando tras cruzar la frontera en Texas pidieron ayuda a la patrulla. El supuesto abuso ocurrió cuando estaban detenidas en una celda de CBP en Presidio. (Incluye Audio de testimonio de la hermana mayor)
Acusan a agente fronterizo de abusar sexualmente de dos jovencitas guatemaltecas tras detenerlas

Dos jovencitas guatemaltecas que cruzaron la frontera el verano pasado buscando reunirse con su mamá en Fresno presentaron hoy una queja formal contra un agente de la Agencia de Protección de Fronteras y Aduanas (CBP) alegando que fueron asaltadas sexualmente por este en las instalaciones de esa agencia en Presidio, Texas.

Una de las muchachas era menor de edad al momento del presunto incidente -17 años- y su hermana, identificada únicamente como “Clarita”, tenía 19 años.

Abogados de la Unión de Libertades Civiles (ACLU) del Norte de California presentaron sendas quejas por daños y perjuicios este miércoles ante el gobierno federal en nombre de las dos hermanas, pidiendo 750,000 dólares en daños para cada una de las muchachas.

La abogada Angélica Sauceda, de ACLU del Norte de California dijo que el caso llegó a esa organización por medio de la comunidad de Fresno y que decidieron presentar estas quejas ante la aparente inacción de las autoridades, luego que la mayor de las dos muchachas denunciara el caso el mismo día que ocurrió a otros agentes de la misma oficina de CBP.

“La razón principal por la que estamos presentando estas demandas es porque las muchachas no quieren que otras jóvenes o mujeres tengan que pasar por esto en el futuro”, dijo Sauceda.

Dos documentos presentados ante la oficina del Abogado General del Departamento de Seguridad Nacional describen los hechos, presuntamente ocurridos el 11 de julio en Presidio, Texas, en la oficina local de la CBP, donde las muchachas fueron llevadas por efectivos de esa agencia.

Ambas habían cruzado la frontera Texas, Chihuahua, provenientes de Guatemala, y ya estaban dentro de Estados Unidos cuando pararon una patrulla pidiendo ayuda. Resultó ser una patrulla de CBP y dos agentes se detuvieron, las interrogaron brevemente y las llevaron a la oficina en Presidio, donde las pusieron en una celda.

El presunto abusador fue otro agente que estaba en la oficina y que llevó a las muchachas una a una a una especie de cuarto sin ventanas que contenía comida “un pantry”, donde les pidió que se quitaran toda la ropa y, según los testimonios, las tocó en sus senos y partes íntimas, supuestamente haciéndoles una revisión de “seguridad”.

Durante una conferencia telefónica con los medios de comunicación, la joven Clarita, la mayor de las dos muchachas que ahora cuenta con 20 años, relató lo ocurrido alternando una voz temblorosa con ocasional llanto. La muchacha habló en español por medio de una intérprete.

Clarita fue contando como sucedieron los hechos y como el agente le  pidió que se quitara cada una de sus prendas de ropa.

“Yo le preguntaba por qué y me decía que era por seguridad”, dijo Clarita, quien mantuvo voz firme hasta que comenzó a hablar del abuso y luego rompió a llorar cuando describió lo ocurrido a su hermana poco después”.

“Me quité toda mi ropa hasta quedar descubierta totalmente, comenzó a tocar mis partes íntimas, luego me dijo que me vistiera, y salí llorando del cuarto..”, dijo Clarita. Al regresar a su celda, la joven vio que el mismo agente se llevó a su hermanita menor al mismo cuartito, dijo.

“Cuando mi hermana volvió le pregunté lo que le había pasado ella solo miraba al piso, yo insistía, qué te hizo ese señor”, dijo la muchacha rompiendo en llanto durante la conferencia. “Lo único que ella me contestó fue, “no se si este señor haya hecho correctamente su trabajo”.

Las dos estaban llorando, por lo que el agente en cuestión se puso muy nervioso y les pidió que dejaran de llorar, ofreciéndoles chocolate y papitas para que se calmaran, aseguraron.

“Sentí mucho dolor, miedo y tristeza”, dijo Clarita. “El estaba muy nervioso”.

El mismo agente luego las procesó a ambas, pidiendo sus historias y tomando sus huellas, y llamando por teléfono a su mamá, que vive en Fresno, California.

Pero cuando otros dos agentes regresaron a la oficina, Clarita aprovechó que estaban tomando la huellas a su hermanita para reportar el incidente.

“El agente al que se lo dijo se asombró, dijo ¿qué?”, contó la joven. “El otro, el que nos hizo eso, decía que llorábamos porque nos dijo que nos iba a separar”.

De ahí en adelante, al parecer, se inició una investigación interna ya que otros agentes tomaron nota de lo que dijeron las hermanas y llamaron a dos investigadores, que hicieron lo propio.

Mitra Ebadolahi, abogada de litigación fronteriza de ACLU en San Diego y condado Imperial, dijo que hasta el momento no se sabe que haya habido resultados de la supuesta investigación interna, o castigo para el agente en cuestión y alegó que este no se trata de un caso aislado.

“Hemos venido siguiendo casos de abuso del CBP contra menores que vienen solos desde hace mucho tiempo, entre ellos abuso sexual y otros tipos de abuso. Hace tres años presentamos una demanda en nombre de 150 niños bajo custodia de CBP”, dijo Ebadolahi. “Hasta donde sabemos, el gobierno no ha hecho nada para tomar medidas al respecto o corregir los problemas. No son los niños los que están quebrantando la ley, ellos llegaron a la frontera y pidieron ayuda, como determinan las leyes de asilo”.

Las jovencitas están viviendo con su mamá en Fresno, y según indicaron las abogadas y la propia Clarita, siguen sufriendo las secuelas del abuso sexual. Ambas tienen abogados de inmigración y están solicitando una visa U que les permitiría quedarse legalmente como víctimas de un delito.

Por medio de un comunicado, Douglas Mosier, portavoz de El Paso, Texas de CBP dijo lo siguiente:

“CBP no comenta sobre litigios pendientes, sin embargo, tomamos este tipo de acusaciones muy en serio y consideramos que no debe haber lugar en nuestra agencia para ningún tipo de maltrato o mala conducta hacia las personas bajo nuestra custodia. No toleramos corrupción o abuso en nuestros rangos y cooperamos con todas las investigaciones criminales o administrativas de supuesta mala conducta de nuestro personal, estén o no en servicio”.

Clarita, por su parte, terminó sus declaraciones con un llamado a que este tipo de supuestos abusos no se repitan en el futuro.

“Pido que por favor nos ayuden porque este es un dolor que no le deseamos a ninguna  mujer en el mundo, que tengan mas misericordia, más ayuda, que cuando detengan al inmigrante, aunque no seamos de este país pero que por favor nos respeten, no somos animales para que nos traten de esta manera y mi hermana era sólo una niña que no se puede defender”, dijo Clarita entre sollozos.

A continuación les presentamos el audio de la conferencia, que incluye las declaraciones de Clarita en español, en las que relata el abuso sexual del que alega haber sido víctima.