Gonzalo es un pequeño gran chef

A sus 11 años el joven peruano logró el sueño de participar en MasterChef Junior
Gonzalo es un pequeño gran chef

Cuando tenía sólo cinco años Gonzalo Ingram vio que su mamá parecía muy feliz cuando preparaba la comida para la familia, por lo que él también quiso hacer eso “que se ve tan divertido”. Poco después recuerda haber hecho sólo su primera causa rellena de pollo, y enseguida descubrió que “amaba” cocinar.

Y ese amor, unido a sus habilidades naturales, lo llevaron pocos años después a cocinar junto a otros pequeños grandes cocineros, en la quinta edición del popular show de FOX, MasterChef Junior (http://www.fox.com/masterchef-junior).

“Audicioné para el show hace cuatro años, para la segunda temporada, y no quedé.  Pero no deje que eso me parara y me dediqué a practicar”, cuenta el jovencito de 11 años y madre peruana, quien reside en Nueva York. “Fui con mis padres a audicionar y cuando recibí la llamada diciendo que me habían aceptado no podía creerlo”.

Se trasladó a Los Angeles, donde tuvo entonces la oportunidad de conocer a uno de los chefs a quien considera su inspiración, Gordon Ramsay, el famoso británico quien es uno de los jueces del exitoso programa de cocina infantil.

Gonzalo junto al chef mexicano Aaron Sánchez y a la jueza del show Christina Tosi. Cortesía Fox

“La experiencia fue muy bonita, toda la gente era muy buena. Los niños todos amamos cocinar y teníamos algo en común, la cocina, y siempre hablábamos de eso”,cuenta el estudiante de séptimo grado. “Con el chef Ramsey y la chef Cristina (Tosi) fue increíble porque nunca pensé decir que conocí a estos chefs tan grandes”.

A pesar de no haber llegado a la final, se siente muy feliz de haber participado y recuerda con orgullo cuando ganó su delantal,  luego de preparar una receta de vieiras (scallops) creada por el mismo Ramsey, la que le ganó el elogio de todos los jueces.

 

“Pensé, ‘acabo de recrear un plato de un chef tan famoso y sólo tengo 11 años'”, nos cuenta.

A futuro sueña con abrir su propio restaurante de comida internacional,  “mundial, para que las personas que lleguen a la ciudad no extrañen su comida”, bien sea en Nueva York o Seattle.

Pero por ahora, seguirá cocinando junto a su mamá, con quien dice hacer “un equipo”, para deleitar con su sazón a su familia de siete.