Chivas: El equipo del futbol mexicano que deleita el paladar

Guadalajara disfruta la pausa por la Fecha FIFA desde lo más alto del rascacielos de la Liga MX, donde es líder con un conjunto aún moldeado por su técnico Matías Almeyda
Sigue a La Raza en Facebook
Chivas: El equipo del futbol mexicano que deleita el paladar

Semanas atrás durante la conferencia de prensa pospartido tras ganar el llamado Clásico Tapatío, Matías Almeyda interrumpió su prosa para responder la espontánea pero dolorida descarga verbal de un fanático del Atlas, que con un desgarrador grito se acordaba de la progenitora de los jugadores del Guadalajara. “Que Dios te bendiga”, devolvió con calma de cirujano el técnico argentino.

La reacción del “Pelado”, fría y tolerante, es un pequeño trozo de cristal a través del cual se puede echar un vistazo para entender un poco la clase de personaje que ha sido capaz de apaciguar al hasta hace un par de años indomable carácter de Jorge Vergara, dueño del Club Deportivo Guadalajara, nada menos que el equipo más popular de México.

Las Chivas, encantadas por el repertorio de conceptos y las ideas claras emanadas desde la mente de su entrenador, único equipo en cuyo ADN únicamente hay espacio para futbolistas nacidos en México o de padres mexicanos, miran la Liga MX desde la cima del campeonato, justo en época de descanso de los torneos locales alrededor del planeta para dar paso a las eliminatorias rumbo a la Copa del Mundo de Rusia 2018.

Guadalajara juega con temple de equilibrista pese a tener una mayoría de futbolistas con recuerdos aún muy frescos de sus días de pubertad, cuando veían jugar admirados a sus hoy compañeros como el veterano Carlos Salcido, quien al paso de los años se mantiene al pie de campo consciente de los cada vez menos minutos que le quedan por disputar en su carrera profesional.

“Almeyda le ha dado a Chivas una identidad, a nosotros nos ayuda bastante, ha pasado por muchas cosas, nos ayuda para aprender y sobre todo creo que los chavos están más sueltos y genera mucha competencia”, comentó en su momento Salcido.

Matías Almeyda (Azul, Argentina, 1973) se identifica con los futbolistas jóvenes con una naturalidad de pedagogo. Siempre tiene las palabras perfectas para convencer a sus pupilos de seguir sus métodos y el resultado es hoy tener al club bajo la poderosa luz de los reflectores: si las Chivas ganan, la venta de periódicos aumenta.

Desde 2006, el club adquirido cuatro años antes por Jorge Vergara no ha conquistado el campeonato de liga en México. De hecho, esto ha generado una cascada de entrenadores, algunos de ellos como José Manuel “Chepo” de la Torre, catalogado por el propio directivo como uno de los mejores técnicos del mundo (después lo despidió, recontrató y volvió a despedir), que parecía interminable hasta el arribo, entre un escepticismo masivo, del argentino.

Adrenalina por los desafíos

El estratega nacido hace 43 años a 300 kilómetros de Buenos Aires es un joven de retos, así lo demostró en 2011 cuando mientras veía por televisión el histórico descenso de su River Plate a la Segunda División de Argentina por primera vez en 110 años, tomó el teléfono y llamó a Daniel Pasarella, entonces presidente del equipo, para ofrecerse como entrenador. Un año después los Millonarios estaban de regreso en la categoría de etiqueta del fútbol argentino.

Si dominó al monstruo rioplatense, ¿por qué no podría hacerlo con el Guadalajara?

Las Chivas juegan para deleitar el paladar. Almeyda concibe el fútbol desde la posesión de la pelota, por ello según las estadísticas oficiales de la Liga MX, los rojiblancos promedian una tenencia del balón de 26.7 minutos por partido (69.2%), lo cual los ubica en el tercer puesto de control de juego debajo de los Tigres (30.4) y el Cruz Azul (29.3).

“El liderato me da felicidad por todos, pero también hay una realidad: todavía no conseguimos nada. Vamos bien, trabajamos para esto y el trabajo está dando los frutos que siempre queremos cosechar. Vamos a la mitad del torneo, estamos todos juntos aunque vamos adelante y valoro mucho que el jugador deja todo, pero falta mucho por delante”, explicó la semana anterior Almeyda ante la prensa mexicana.

Dentro de los pendientes por resolver del equipo está lograr acertar de cara al marco. El Guadalajara requiere de 9.4 remates para marcar un gol, un promedio bastante elevado si se desea aspirar a lo más grande y Almeyda lo sabe, por ello no pierde oportunidad para manifestar su confianza en Alan Pulido, refuerzo llegado en septiembre del año anterior procedente del Olympiakos griego y quien en un inicio parecía verse superado por la presión de dar resultados.

Sin embargo, el trabajo de infundir confianza y dotar a sus pupilos de herramientas para superarse da luces de haber funcionado con Pulido, quien para mediados de febrero sólo había marcado un gol (frente a los Pumas en la jornada inaugural) y a la fecha ya suma tres más.

Además, el Guadalajara ha encontrado en Ángel Zaldívar (4) y Rodolfo Pizarro (4) otras alternativas para arreglárselas y apuntarse en el marcador, todos ellos muy bien acompañados por uno de los futbolistas más interesantes del balompié mexicano y a quien Almeyda desea pulir a detalle: el inteligente y fino mediocampista Javier “Chofis” López.

Las Chivas esperan el primer día de abril para visitar al Morelia en la reanudación de su competencia en México, lo hacen desde el liderato general con 20 puntos y perseguidas tan de cerca que sienten el aliento de cuatro equipos: Monterrey (19), Toluca (19), Tijuana (17) y Pachuca (17). Lo hacen en el momento deportivo más dulce de Ameyda con el club, en donde además de entrenador ejerce de estratega, sicólogo, incluso gerente y hasta project manager. De todo hace en las Chivas y eso tiene encantado a Vergara, quien es hoy un volcán en estado de calma, pero, ojo: siempre en activo.

Datos

76.6% es el promedio de efectividad del Rebaño Sagrado, con 3,569 pases correctos de 4,661 intentados

69.2% es la posesión de balón promediada por el Guadalajara tras 10 jornadas disputadas

3 clubes ha dirigido Almeyda: River Plate, al que ascendió en 2012, Banfield y el Guadalajara

2 títulos han ganado las Chivas con Matías Almeyda: la Copa y Supercopa MX, ambos en 2015