De víctima a victimario: Una pulsera FitBit lo incrimina por el asesinato de su esposa

Los datos de un medidor para registrar la actividad física que usaba la occisa, contradicen la versión que dio su marido a la policía
De víctima a victimario: Una pulsera FitBit lo incrimina por el asesinato de su esposa
Richard Dabate pagó una fianza de $1 millón y espera su juicio.

Un hombre en Estados Unidos pasó de víctima a victimario por culpa de una pulsera.

Gracias a la información que registró un medidor wearable de actividad física FitBit, la policía acusó hace unos días a Richard Dabate del asesinato de su esposa Connie, que ocurrió en 2015.

El hombre de 40 años había declarado a la policía que un intruso entró a su casa y usó un arma para matar a su mujer, de 39 años.

Dabate aseguró a las autoridades que había regresado alrededor a casa de las 09:00 después de dejar a sus dos hijos en la escuela y entonces fue atacado por el intruso.

Incluso describió al asaltante como “un hombre obeso y alto, con voz grave como la del actor Vin Diesel, que llevaba camuflaje y una máscara”, según dice la orden de detención.

De acuerdo con su testimonio, el supuesto intruso usó un revólver calibre .357, el cual había comprado Dabate dos meses antes y estaba registrado a su nombre, y le disparó en dos ocasiones a Connie. Pero la policía encontró pruebas en el dispositivo electrónico de Connie que cuentan una historia diferente.

La hora del crimen

El incidente ocurrió el 23 de diciembre de 2015 en el estado de Connecticut, en el noreste de EEUU.

La policía encontró a Richard Dabate con un brazo y una pierna sujetados con cintillos de plástico a una silla en la cocina, donde su esposa había sido asesinada. Tenía heridas de arma blanca superficiales, de acuerdo con la policía y dijo que se había peleado con el atacante.

Pero los investigadores dicen que la evidencia física no mostró ningún signo de que Dabate hubiera luchado con el supuesto intruso.

Y más aún: los datos de la pulsera FitBit que Connie había usado en una clase de ejercicio en la mañana fueron la clave para entender lo que presuntamente pasó.

Pulseras FitBit
Connie llevaba puesta una pulsera FitBit que había usado durante una clase de ejercicio en la mañana.

Los últimos movimientos de la mujer habían sido registrados por el dispositivo a las 10:05, más de una hora después de lo que su marido decía había sido el momento en que fueron atacados. Además, los perros rastreadores de la policía no detectaron el olor de otras personas en la casa.

La víctima fue disparada dos veces, una de ellas en la parte posterior de la cabeza.

Un posible móvil

Dabate fue acusado este mes de asesinato, manipulación de pruebas físicas y de hacer declaraciones falsas por la muerte de su esposa.

Los detectives encontraron que el hombre tenía una relación con otra mujer, la cual estaba esperando un bebé suyo, lo que es ahora un posible motivo para el ataque.

Según los investigadores, Dabate había enviado mensajes de texto a su esposa un año antes de su muerte diciendo: “Quiero el divorcio“.

Estados de cuenta bancarios obtenidos por el periódico estadounidense Hartford Courant mostraron cargos de tarjeta de crédito en hoteles y ramos de flores para su amante, así como gastos en clubes de striptease.

El acusado no está actualmente en custodia, pues pagó una fianza de $1 millón.

La fecha de juicio está prevista para el 28 de abril, pero el abogado de Dabate dice que su cliente es inocente.