Así es cómo sabotean a Donald Trump su asesores más cercanos

Reporte indica que la mayoría de "noticias falsas" que recibe el presidente son entregadas por su asesores
Así es cómo sabotean a Donald Trump su asesores más cercanos
Reince Priebus pidió a todos los asesores de Trump que terminen esta práctica

Asesores del presidente Donald Trump imprimen regularmente noticias falsas y las colocan sobre el escritorio del presidente con la esperanza de que las lea, asegura una investigación de Politico. 

Las fuentes del reconocido medio dicen que la situación se ha vuelto tan grave que el jefe del Estado Mayor, Reince Priebus envió recientemente un memorando a todos los asesores del presidente.

En la comunicación pidió abstenerse de poner ningún tipo de noticia sobre el escritorio del presidente, por temor, a que este lo vea y explote intempestivamente en Twitter, como ha pasado.

Un incidente reciente involucra al asesor de seguridad nacional  KT McFarland que imprimió una portada falsa de la revista TIME que predecía una próxima edad de hielo. La revista TIME ha dicho que la portada fue alterada como parte de un engaño destinado a difundir información errónea sobre el cambio climático.

“Trump rápidamente recriminó sobre la hipocresía de los medios,” en referencia a dicha portada reseña Politico. “Pero había un problema. La portada alterada había sido publicada en 1970, y forma parte de una broma de Internet que ha circulado durante años. Afortunadamente se logró conocer lo que estaba ocurriendo cuando Trump se disponía a publicar un tuit sobre el tema”.

Lo que preocupa es que asesores del presiente están realizando esta práctica de forma regular con el fin de manipular a Trump. Bien conocido es el famoso tuit de Trump sobre el ex presidente Barack Obama en el cual lo acusa de haber interceptado ilegalmente su centro de operaciones durante la campaña presidencial.

Al parecer, reseña la investigación de Politico, esto llegó después de que el presidente vio sobre su escritorio un artículo que falsamente acusaba a Obama de haberlo espiado durante la campaña presidencial de 2016.

Esta práctica habría influido de igual forma en la destitución del subjefe del Estado Mayor, Katie Walsh a principios de este año. Su despido llegó después de que el presidente leyó un artículo en el que se alegaba que Walsh era la responsable de todas las filtraciones a la prensa.