Disfrute de un verano libre de tragedias

Te ofrecemos una guía completa con tips de seguridad para gozar de los meses de calor sin enfermarte o sufrir accidentes

Guía de Regalos

Disfrute de un verano libre de tragedias
Un neoyorquino disfruta de un día de playa en Coney Island, Brooklyn.

Con la celebración del ‘Memorial Day’, este 29 de mayo, damos inicio –extraoficialmente— a la tan esperada temporada de verano en Estados Unidos. La llegada de días más largos y cálidos es sinónimo de viajes a la playa y la piscina así como de parrilladas y picnics al aire libre. Sin embargo, el verano también es –aunque muchos lo desconocen– una de las épocas del año en que se incrementan las visitas a las salas de emergencia de hospitales debido a accidentes, enfermedades e intoxicaciones.

Entre los peligros más latentes de esta época se encuentran los ahogamientos en playas y piscinas, caídas en parques, intoxicaciones por alcohol o comida contaminada, quemaduras de sol y deshidratación por las altas temperaturas, picaduras de insectos y muchos más.

Por esta razón, ofrecemos una completa guía con tips de seguridad y consejos de las autoridades de Salud locales y federales para tener un verano seguro, divertido y libre de tragedias.

Use bloqueador solar

Debido a que durante los meses del verano es cuando los rayos ultravioletas del sol se sienten más fuertes e intensos –especialmente si se está en la playa–, los dermatólogos y pediatras recomiendan utilizar bloqueador y protectores solares, especialmente entre los más pequeñitos. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), el cáncer de la piel sigue siendo el tipo de cáncer más común en Estados Unidos y se estima que entre el 65% y el 90% de los casos de melanoma –que son el tipo más agresivo y mortal de cáncer de la piel– son provocados por la exposición a la luz ultravioleta (UV) que genera el sol. Los CDC estiman, además, que un 50% de las personas entre 18 y 29 años reportan quemaduras de sol todos los años en el país. Para evitar esto le sugerimos los siguientes consejos:

  • Evite exponerse a la radiación UV, especialmente entre las 10 a.m. y las 4 p.m.
  • Use bloqueador solar con factor de protec­ción (FPS) 15, 30 o más, contra rayos UVA y UVB.
  • Debe re-aplicarse el blo­queador solar cada tres a cuatro horas.
  • Permanezca en la sombra, use ropa protectora, som­breros y gafas oscuras.

Aprenda a nadar

Otro peligro latente para los niños durante el verano es el ahogamiento en playas y piscinas. Cada año se ahogan en piscinas al­rededor de 390 niños meno­res de 15 años y miles más sufren lesiones y quedan discapacitados de por vida. Los pequeñitos de origen hispano en EEUU tienen dos a tres veces más probabilidades de ahogarse en una alberca que el promedio nacional. De acuerdo a los CDC, el ahogamiento es la causa prin­cipal de muerte por lesiones en niños entre uno y cuatro años (75%). Siga los consejos de la campaña “Piscina Segura Diversión Asegurada”, de la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de EEUU (CPSC):

  • Supervise a sus hijos y otros niños de cerca cuan­do jueguen o naden en el mar y piscinas, espe­cialmente si son pequeños. No lea, envíe mensajes de texto o se distraída de ninguna manera.
  • Utilice chalecos sal­vavidas certificados por el Servicio de Guardacostas de EEUU.
  • Respete los carteles de zonas de prohibición de baño.
  • Asegúrese que sus ni­ños no coman ni masti­quen chicle cuando estén en el agua.
  • Evite nadar en aguas turbulentas o profun­das.
  • Si tiene piscina en casa, instale alrededor de ella una valla protec­tora. Coloque una cubierta de seguridad cuando nadie la utilice.
  • Tenga un gancho a la mano para sacar a alguien en caso de que caiga en la piscina.
  • Tome clases de resu­citación cardiopulmo­nar (CPR).
  • Inscriba a sus niños en clases de natación si aún no saben nadar y usted aprenda a nadar también.

Evite la deshidratación

La deshidratación ocurre cuando el cuerpo no tiene tanta agua y líquidos como debiera. Esta condición puede hacer que una persona sufra síntomas como debilidad, mareos, dolor de cabeza, desorientación, rápidos latidos del corazón, náuseas y vómito. Esta condición puede dañar el cerebro, otros órganos vitales y hasta causar la muerte. Si una persona está en el sol por mucho tiempo puede comenzar a sufrir de un ‘heat stroke’ (‘golpe de calor’); se sofoca porque el calor, el sol y la humedad hacen aumentar la temperatura del cuerpo y se comienza a desarrollar una fiebre interna. Si usted es una persona activa y te gusta hacer ejercicios al aire libre durante los días de verano, tenga moderación. Los menores de 4 años, los mayores de 65 y personas con enfermedades crónicas son los más sensibles.

  • Tomar bastante agua antes de comenzar cualquier acti­vidad al aire libre y durante la misma. Evite tomar bebidas que contengan cafeína, cola y alcohol.
  • Use ropa que quede suel­ta, con telas livianas y colo­res claros. También use sombrero o gorra para cubrirse la frente y el rostro; gafas oscuras para proteger los ojos o una sombrilla.
  • Sólo realice las actividades vi­gorosas al aire libre antes de las 10 a.m. o después de las 6 p.m.
  • Incluso si no tiene sed tome agua cada 15 a 20 mi­nutos.
  • También evite las comidas calientes y pesadas.

Cuidado con los alimentos

Durante el verano también se debe tener mucho cuidado con los alimentos que preparamos al aire libre cuando realizamos parrilladas y picnics. El calor puede dañar los mismos y causar enfermedades gastrointestinales por la proliferación de bacterias como Salmonella, E. coli Escherichia coli, Listeria, entre otras. Según los Institutos Nacio­nales de la Salud de EEUU (NIH), cerca de 45 millones de personas se enferman por consumir comida contamina­da todos los años en el país. Los síntomas de las infecciones que ocasionan las bacterias en alimentos dependen de la cantidad ingerida y pueden incluir uno o más de los siguientes: náuseas, dolor o calambre abdominal, vómitos, diarrea, fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, debilidad y fatiga. Para las enfermedades más serias puede ser necesario hospitalizar al paciente.

  • Refrigere los alimentos que lo requieran a una temperatura de 40 F o menos.
  • Empaque las carnes crudas aparte para evitar que otros alimentos se contaminen.
  • Cocine la carne por lo me­nos a 160 F, para matar las bacterias y preve­nir una infección. Use un termómetro.
  • Las hambur­guesas deben ser cocidas completamente (well-done).
  • Lávese las manos con agua y jabón antes y después de preparar los ali­mentos.
  • También lávese las manos adecuadamente después de ir al baño y después de en­trar en contacto con anima­les, debido a que puede ha­ber rastros de heces.
  • No deje los alimentos perecederos al aire libre por más de dos horas.

Los insectos de lejos

Durante el verano los neoyorquinos deben protegerse de los ya comunes mosquitos portadores del Virus del Nilo Occidental. Este virus puede causar complicaciones graves para los ancianos, las mujeres embarazadas y los niños. Y, aunque no se presentaron casos de infección locales, el verano pasado las autoridades de Salud neoyorquinas se mantuvieron en alerta ante la posible presencia de un mosquito aún más peligroso: el Aedes Aegypti, que causa el temido virus del Zika, el cual afecta principalmente a las mujeres embarazadas.

Otro insecto que debe mantener en la mira y alejado de su cuerpo son las garrapatas -muy comunes en el área tri-estatal-, las cuales pueden transmitir la enfermedad de Lyme (Lyme Disease en inglés), una infección bacteriana multi-inflamatoria, que afecta la piel, articulaciones, órganos y el sistema nervioso. Si el diagnóstico se da tarde se pueden desarrollar problemas neurológicos, parálisis y daños permanentes. La infección es causada por una bacteria llamada Borrelia burgdorferi, que es transportada por el venado, roedores como los ratones, ardillas y las aves. Las garrapatas saltan de estos animales a la hierba y de allí saltan a las personas las picas.

  • Use un repelente de insectos que contengan 20 a 30% del químico DEET (dietiltoluamida), picaridín, eucalipto, limón, o IR3535.
  • Cúbrase los brazos y piernas si va a estar afuera durante las horas del amanecer o atardecer, cuando los mosquitos están más activos.
  • Asegúrese de que las ventanas de su casa tienen pantallas contra mosquitos.
  • Deshágase del agua estancada en su propiedad y elimine recipientes que pueden acumular agua.
  • Usar ropa blanca o clara que facilita detectar las garrapatas que salten al cuerpo.
  • Cubrirse bien y vestir camisa de manga larga y pantalones largos (metidos dentro de los calcetines), y recógete el cabello si vas a zonas muy boscosas o cerca de matorrales.
  • Hay que revisar bien a los niños en casa, especialmente si juegan mucho en el jardín o si en la escuela hay pasto.

Cuidado con las ventanas

Para aquellas familias que no salen de vacaciones o paseos durante el verano y prefieren quedarse en la ciudad, uno de los peligros más latentes son los accidentes fatales de niños que caen al vacío desde la ventana de su departamento que, por descuido, sus padres o algún familiar dejó abierta para mitigar el calor.
Según datos del Departamento de Salud e Higiene Mental (DOHMH), los niños menores de cinco años representaron dos tercios de todas las caídas reportadas en la ciudad de Nueva York en 2015. Algunas de las víctimas fueron menores latinos.
Por esta razón, el DOHMH junto al Departamento de Preservación y Desarrollo de la Vivienda (HPD), recuerdan a los neoyorquinos instalar adecuadamente rejas de seguridad en sus ventanas para evitar que los niños se caigan y que ocurra una tragedia. También es importante mantener la ventana que conduce a una escalera de incendios cerrada en lo absoluto.
Otras maneras de mantener a los niños a salvo de caídas incluyen mantener camas, sillas, escaleras y otros objetos escalables lejos de las ventanas y asegurarse de que los niños no jueguen sin supervisión.
Las leyes de la ciudad requieren que el propietario de un edificio con tres o más unidades instale correctamente los protectores de ventanas en un apartamento donde hay niños de 10 años de edad o menores. Si el propietario de la vivienda no responde al reclamo de los inquilinos, estos deben llamar al 311 o visitar http://www.nyc.gov/311, para presentar una queja con el HPD.

No te pases con el alcohol

Con el comienzo del verano también se inicia una de las temporadas en las que los neoyorquinos beben más alcohol. Por ello, el Departamento de Salud e Higiene Mental advierte a todos los residentes de la Gran Manzana sobre los riesgos de beber alcohol en exceso. Se estima que en la ciudad de Nueva York se registran cerca de 1,800 muertes atribuibles al alcohol cada año y un promedio de 84,000 visitas a los servicios de emergencia. El mayor aumento de casos se regristra entre el día del Memorial Day y el 4 de Julio.