Juanes se confiesa: “Me ha costado aprender que el amor es libre”

"Tú quieres todo para ti, pero realmente tú no puedes amarrar algo,"
Sigue a La Raza en Facebook
Juanes se confiesa: “Me ha costado aprender que el amor es libre”
Juanes cuenta con 23 premios Grammy a sus espaldas.

A semanas de haber estrenado su último y más ambicioso trabajo, ‘Mis Planes Son Amarte’, un álbum audiovisual que terminó en una película que reivindica el amor, entrevistamos en exclusiva a Juanes, quien nos confiesa lo que más le ha costado de entender el significado de amar.

Pregunta: ¿Cómo nace esta idea de esta película, álbum de canciones, y reivindicación del amor?
Juanes: Todo comienza por la música obviamente, que es como la esencia de todo, el principio y final de todo para mí. Las canciones fueron compuestas en una época más menos de 1 año y dos meses, y una vez que terminamos de componer, fuimos al estudio y grabamos el álbum… Quedamos tan contentos con el resultado final que dijimos: “¡Vamos a llevarlo a otro nivel!”… Hacer un álbum visual. Ya habíamos trabajado previamente con Cacho López, que es un director puertorriqueño, así que comenzamos por esta historia de armar la parte visual acomodando las canciones.

P: Además de hacer una película, cada canción tiene un video individual…
J: La idea era que cada video funcionara como una pieza independiente, pero que también cuando se conectaran hicieran una unidad, una historia visual, entonces están 12 canciones, 12 videos, y cuentos narrativos entre sí que van uniendo esta historia, que es un personaje colombiano, un arqueólogo, que tiene unos sueños constantes con una nave espacial, un astronauta que aterriza en Medellín, Colombia, en búsqueda de un Dios indígena, es como esa búsqueda del amor eterno.

La portada del álbum de Juanes

P: ¿Es una necesidad, una creencia para ti esto de la búsqueda del amor eterno?
J: Es una afirmación porque creo profundamente en el amor eterno, pero también digamos que estamos constantemente en esta vida buscando respuestas, y la respuesta es siempre el amor, siempre estamos buscando entender quiénes somos, y por qué estamos aquí, cuál es nuestra misión, en fin, todo comienza con el amor personal.

P: ¿Cómo fue el proceso de la filmación, o como tú te involucraste?
J: El proceso de preparación del visual fue de 8 meses, una vez que terminamos la música, vinieron 8 meses en los que escuchábamos las canciones, tirábamos ideas armando toda esta historia. Zapatero films, que es la productora, se dedicó un tiempo hacer una planeación muy estricta de las horas de grabación, de las locaciones, del guion en sí y fue un reto para todos, pero finalmente lo logramos y este visual quedó, desde el punto de vista estético y de discografía, impecable, quedó muy chévere. Para nosotros ha sido algo muy especial poder escuchar esas canciones que amamos tanto con un visual tan brutal.

P: ¿Qué sentiste la primera vez que viste el film completo?
J: Bueno la primera vez que lo vi casi completo fue en un iPad, en la habitación de un hotel. Yo no lo podía creer, ¡qué es esto, está loco!, estaba súper emocionado porque una cosa es cuando estás trabajando pequeñas escenas por un mes a las 3 de la mañana, a las 4 de la tarde, a la luz del día, a las 5 de la mañana, de repente pierdes el hilo conductor de la historia, pero ya cuando ves todo armado y editado como que todo toma sentido ese momento fue súper emocionante.

P: La historia habla de pasar de vida en vida, y creer en el amor eterno, en el reencuentro. En esta película actúa Renato López, quien fue asesinado…
J: Sí, muy fuerte para mí, hay una canción que se llama ‘Actitud’, en donde estoy cantando y la letra dice: “Este mundo necesita amor, tener el corazón tranquilo para tener la mente en calma”… De fondo sale Renato jugando fútbol con los indígenas, para mí eso fue súper loco. Eso fue muy duro, trabajamos con Renato durante un mes, fue un momento muy bonito, y dos semanas después nos enteramos del asesinato, un golpe extremadamente duro para todos nosotros, pero ahí queda él, un homenaje de su último trabajo, que queda para siempre.

P: ¿Cuál es el mensaje que quieres llevar al público y al mundo con un disco que habla tanto del amor?
J: Yo creo que el amor es la energía más importante que tenemos sobre este universo, sobre este mundo, sobre estar de viaje en la vida. Aprender a amar es lo que tenemos que hacer, es realmente la misión de todos. ‘Mis planes Son Amarte’ no es solamente que sepas amar, pero sí que haya una intención, mis planes son amarte porque realmente es lo que nos toca, lo que nos falta, cambiar la actitud frente a las cosas que estamos viendo, como nosotros mismos llevamos la vida día a día, tener un poquito más de tolerancia, y pensar en el otro.

P: ¿Tú fuiste aprendiendo a través del tiempo a amar o a saber amar?
J: Yo pienso que la infancia es un momento clave, yo pienso que la infancia es un momento que te marca para siempre, si tu recibes amor de tus padres, eso define muchas cosas de tu carácter para el resto de tu vida, pero hay cosas que se pueden aprender, claro la vida es una constante lección de aprendizaje, y aprendes a querer a uno mismo realmente es fundamental para poder darle ese cariño a los demás. Es como si tu fueras un reflector de luz que al traer la luz llega a ti, tiene que reflejarse para poder darle a otras personas.

P: ¿Qué fue lo que más te costó aprender del amor?
J: A mí lo que más me ha costado aprender del amor, es que el amor es libre. Tú quieres todo para ti, pero realmente tú no puedes amarrar algo, no puedes obligar, tiene que ser como el aire y eso es difícil, el perdón es difícil.

P: ¿Cuándo aprendiste la libertad del amor?
J: Yo creo que el presente es el momento más valioso que tenemos, siempre el presente es la acumulación de todos los momentos de tu vida, entonces es el momento donde realmente puedes aplicar todo lo que has aprendido. Yo siento que este es el momento porque la vida te va mostrando altibajos y tú vas entendiendo cómo se ven las cosas desde abajo, cómo se ven desde arriba, cómo se ven desde la oscuridad, desde la luz, y empiezas a tener la posibilidad de armar algo que tenga más sentido, pero es el momento presente.