Semana de final europea: Real Madrid vs. Juventus será inolvidable

La final del sábado en Cardiff tiene los condimentos para resultar el colofón perfecto de la Liga de Campeones
Sigue a La Raza en Facebook
Semana de final europea: Real Madrid vs. Juventus será inolvidable
Muchos contrastes se vivirán el próximo sábado en Cardiff.

Cardiff, la capital de Gales y una de las ciudades más bellas del Reino Unido, guardará por siempre un recuerdo histórico y eterno en cuanto el silbante alemán Felix Brych decrete el final de la edición 61 del torneo de clubes más notable del mundo, la Champions League, y cuyo trofeo se dirimirá este sábado entre dos de los equipos de mayor nobleza en el universo futbolístico: la Juventus de Turín, club con más derrotas que nadie en esta instancia (6) y el Real Madrid, máximo triunfador en estas batallas (11).

Será un día inolvidable porque además, muy probablemente no vuelva a repetirse la ocasión de ver a un futbolista como Gianluigi Buffon, capitán de los italianos y toda una institución futbolística; sin duda el personaje central de la ocasión porque difícilmente en la actualidad, este juego tenga a un representante tan respetado como él.

Pero también Cardiff, la portuaria capital galesa, a tan solo a 240 kilómetros de Londres, tiene la opción de atestiguar un posible segundo título en fila para el potente representante del fútbol español, campeón vigente de la gran cita europea, y si se hiciera un ejercicio comparativo hombre a hombre entre ambas plantillas, favorito indudable para conseguir una gesta inédita desde 1989-90, cuando el torneo, en castellano, se conocía como la Copa de Campeones de Europa.

En este sentido, el Real Madrid sería el primer monarca capaz de revalidar su corona desde el cambio de nombre y formato ocurrido en 1992, cuando se dejó atrás el formato de eliminación directa y se dio paso a la estructura actual, con una calendarización acorde a la de un minitorneo como la Copa del Mundo.

Es el Real Madrid el club con la mayor incógnita al momento, respecto a su posible formación inicial. El cuadro tradicionalmente de uniforme blanco, pero que para esta final aparecerá de morado, otra vestimenta tradicional, tiene entre su cuadro de ataque al hijo pródigo de la ciudad sede: Gareth Bale.

Bale, nacido en Cardiff hace 27 años, es la estrella de la selección del país de Gales. Se trata de un futbolista con físico para trascender en el otro deporte favorito de los galeses; de hecho, el estadio Nacional de Cardiff, sede de esta final, es el territorio donde la selección nacional de rugby juega como local.

Pero Bale se decantó por el balompié y se hizo futbolista del Real Madrid hace cuatro años por 113 millones de dólares. Fue uno de los caprichos del siempre ambicioso Florentino Pérez, presidente del club español, y ha sido un dolor de cabeza para cada uno de los entrenadores que han cargado con la responsabilidad de alinearlo porque su puesto en una de las parcelas de la ofensiva blanca desprotege su zona medular, donde a últimas fechas ha destacado un joven quizá llamado a ser referencia del equipo español: Francisco Alarcón, “Isco”.

Bale quizá no vea acción desde el inicio del cotejo (forzó tras una lesión muscular con el fin de jugar el Clásico frente al Barcelona semanas atrás y volvió a lesionarse), pero si encuentra su salud física antes de la gran cita, pedirá ser titular y esto será un problema para el técnico Zinedine Zidane, quien meses atrás se puso la soga al cuello al afirmar que cuando la llamada “BBC” (Benzema, Bale y Cristiano) esté sana, “jugará siempre”.

El Madrid, con Isco, es mucho más fiable en el medio campo porque Casemiro, Modric y Kroos encuentran apoyo para abarcar más terreno y, además, de no verse superados por los adversarios en número de mediocampistas, tienen tanto la posibilidad de acompañarse mejor para iniciar la construcción de juego o para auxiliar a su zaga, sobre todo en el caso del brasileño, quien con cuatro volantes recorre muchos menos metros hacia atrás. Cristiano y Benzema también resultan favorecidos sin la presencia de Bale, porque encuentran mucho más espacio para moverse con libertad.

Como sea, Bale, dentro del campo desde el génesis del partido o como revulsivo desde el banquillo, es un futbolista desequilibrante y, por supuesto, peligroso, tanto como lo puede ser el goleador Álvaro Morata, que enfrentará a su exequipo o el colombiano James Rodríguez, además del novato sensación blanco, Marco Asensio.

Del lado de la Vecchia Signora italiana, el once luce más definido y únicamente la duda de saber si el alemán Sami Khedira saldrá a tiempo de su lesión muscular en el muslo izquierdo. El volante teutón, exfutbolista del Real Madrid, es un hombre fundamental en el parado táctico del estratega Massimiliano Allegri, porque su fortaleza y el saber estar en el campo son un faro en el navegar del experimentado cuadro turinense.

La “Juve” basa su fortaleza en un quehacer defensivo impecable. Para llegar a esta gran final realizaron un trabajo quirúrgico y esfumaron aquella arraigada idea de que para defender hay que destruir; ¡para nada!, los albinegros han dado cátedra en cada una de sus salidas al campo, al grado de estar en la orilla del título más grande con tan sólo tres goles recibidos en el torneo.

De hecho, el experimentado campeón italiano (se coronó el mismo domingo que el Real Madrid) llega invicto a la cita por la Orejona y de conquistarla, lo cual no logra hacer de forma inmaculada ningún club desde el Manchester United en 2007-08, sería el séptimo club en toda la historia en levantar el trofeo sin haber sucumbido en ningún partido de la competencia.

Es precisamente la Orejona el único trofeo ausente en la sala de triunfos del veterano portero de 39 años Gigi Buffon, quizá el crack máximo en la historia de este deporte bajo los tres postes y quien frente a sí tendrá al implacable goleador Cristiano Ronaldo, quien podría convertirse en el primer futbolista de la historia en marcar en tres finales de la Champions League, que para este sábado 3 de junio, sin duda, promete un duelo inolvidable..

11

títulos suma el Real Madrid en su historia en la Liga de Campeones; nadie tiene más que ellos

6

derrotas a cambio de dos triunfos tiene la Juventus en finales de la Liga de Campeones; son el club con más partidos grandes perdidos

18

veces se han enfrentado la Juve y el Real Madrid en la Champions League, con 8 triunfos por equipo y dos empates

1998

año en el cual se enfrentaron el Real Madrid y la Juventus por el título del torneo; el club blanco venció 1-0 a los italianos, donde jugaba Zinedine Zidane, hoy entrenador de los españoles

0

técnicos han conseguido ganar la Champions League en años consecutivos desde su nuevo formato de 1992; Zidane aspira a ser el primero

9

coronas tienen los clubes españoles en la Liga de Campeones, a cambio de ocho títulos de los representativos italianos