Trump anunciará repliegue de política de apertura hacia Cuba durante viaje a Miami

Trump cumple así una promesa de campaña: la de borrar el acercamiento a Cuba iniciado por Barack Obama, que contó con el apoyo de políticos, legisladores y ciudadanos
Sigue a La Raza en Facebook
Trump anunciará repliegue de política de apertura hacia Cuba durante viaje a Miami
Cuba y Estados Unidos restablecieron relaciones durante el mandato de Obama.

WASHINGTON.- Cumpliendo otra promesa electoral, el presidente Donald Trump anunciará en Miami el viernes próximo una orden ejecutiva para revertir la política de apertura hacia Cuba que flexibilizó los viajes y negocios en la isla desde 2014, mientras líderes republicanos del Congreso advierten sobre el daño económico de esa decisión.

Según adelantaron hoy varios medios de prensa, Trump viajará a Miami, Florida, el viernes próximo y anunciará una orden ejecutiva para borrar la política de “deshielo”con Cuba iniciada por su antecesor, Barack Obama en diciembre de 2014.

La política de Obama, que logró apoyo bipartidista en el Congreso y la opinión pública, condujo al restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre EEUU y Cuba -congeladas por más de medio siglo en el marco de la Guerra Fría-, el reinicio del servicio de correos directo, y la flexibilización de viajes y comercio entre ambos países.

Crucero de EEUU a Cuba
Un hombre saluda al primer crucero de EEUU a Cuba que atracó en La Habana el 2 de mayo de 2016. ADALBERTO ROQUE/AFP/Getty Images

No hay detalles sobre el contenido de la nueva orden ejecutiva, según fuentes citadas por el diario “Politico”, pero presuntamente tienen la impronta de dos legisladores republicanos anticastristas de Florida, el senador Marco Rubio, y el legislador Mario Díaz-Balart.

Ambos legisladores, de origen cubano, se opusieron desde siempre a la política de apertura de Obama, por considerar que sólo premiaba y daba concesiones al régimen castrista sin lograr cambios democráticos en la isla.

Sin embargo, ambos son blanco de críticas de que pactaron apoyar las políticas de Trump a cambio de que éste revirtiera la política hacia Cuba.

Díaz-Balart ha negado que prometió votar por la anulación de “Obamacare” a cambio del endurecimiento de las restricciones hacia la isla.

El Consejo de Seguridad Nacional (NSC) daba hoy los últimos toques a sus recomendaciones al presidente sobre el rumbo de la política hacia Cuba, mientras el equipo de avanzada de la Casa Blanca inició la búsqueda del sitio que visitará Trump para hacer el anuncio.

¿Mala movida política?

En las últimas semanas, grupos cívicos y legisladores republicanos que apoyan la política actual han advertido a la Administración Trump del impacto negativo en la economía nacional que tendría un eventual repliegue de las relaciones con Cuba.

En una carta enviada al secretario de Estado, Rex Tillerson, y al asesor de Seguridad Nacional, H.R. McMaster, los senadores republicanos Jeff Flake, de Arizona, Mike Enzi, de Wyoming , y John Boozman, de Arkansas ,  enumeraron los beneficios de la nueva política para la economía de EEUU y el pueblo cubano.

“Creemos que las recientes reformas a la política EEUU-Cuba proveen avances estratégicos críticos que ya han beneficiado al cubano de a pie y han dado beneficios directos a los estadounidenses… les urgimos enérgicamente que sopesen cuidadosamente cualquier repliegue de políticas que pueda poner en peligro esos beneficios”, indicó la carta de tres páginas, con fecha de ayer y difundida hoy.

Por su parte, siete legisladores republicanos de la Cámara de Representantes enviaron hoy su propia carta a Trump en la que urgen a la continuidad de la política en vigor, o arriesgar que Cuba “una vez más dependa de países como Rusia y China”.

“Si permitimos que eso ocurra, podría tener resultados desastrosos para la seguridad de EEUU”, advirtieron en la carta.

El pasado 25 de mayo, Flake, y el senador demócrata por Vermont, Patrick Leahy, lideraron un grupo de 55 senadores en la presentación de un proyecto de ley  para eliminar las restricciones de viajes de turismo hacia Cuba.

Según una encuesta de la Universidad Internacional de Florida, el 63% de la comunidad cubanoamericana en Miami apoya el levantamiento del embargo.

El Centro para la Democracia en las Américas (CDA) detalló las razones por las que considera que un cambio sería un contrasentido, haciéndose eco de las advertencias de una nueva cercanía de Cuba con Rusia.

James Williams, presidente de “Engage Cuba”, indicó hoy en un comunicado que si Trump quiere “un mejor pacto” para el pueblo cubano, “sería una lástima que repliegue nuestra política antes de siquiera sentarse a la mesa. Si el presidente está dispuesto a negociar con Arabia Saudita, Egipto, Turquía, y las Filipinas, ¿Por qué no con Cuba?”.

“Engage Cuba” divulgó la semana pasada un análisis que determinó que la anulación de la política actual causaría a la economía de EEUU pérdidas por $6,600 millones y afectaría a más de 12,000 empleos tan sólo en los próximos cuatro años.

Según Williams, la política de apertura ha traído beneficios a la economía y la seguridad nacional de EEUU, además de beneficiar al pueblo cubano, y si Trump restablece ciertas restricciones, eso perjudicaría al pueblo cubano e impondría regulaciones empresariales que eliminan empleos en este país.

“Lo contrario de la agenda del presidente Trump de poner a EEUU de primero”, señaló Williams, quien expresó esperanza de que el viaje no pase de ser un “gesto simbólico para apaciguar” a los legisladores cubanoamericanos.