El “ping pong” legal sobre la veda de musulmanes y los refugiados seguirá hasta fin de año

No es tan fácil para el presidente cambiar políticas como las de refugiados y vetar a ciertos viajeros. La decisión legal de hoy afecta a 20 mil refugiados y-aparte- a los familiares de los seis países musulmanes
Sigue a La Raza en Facebook
El “ping pong” legal sobre la veda de musulmanes y los refugiados seguirá hasta fin de año
Activistas rechazan la veda de musulmanes impuesta por el gobierno de Trump.

La decisión de un juez federal en Hawaii que dió un nuevo revés a las políticas de Donald Trump respecto al programa de refugiados estadounidense y a los viajeros de seis países musulmanes, permitirían la entrada de unos 20,000 refugiados cuyos casos ya habían sido aprobados por agencias de reasentamiento en todo el mundo.

Esto se refiere a refugiados de todo el mundo, y es un asunto separado de la veda a los seis países, aunque ambos temas se dirimen en el mismo caso.

Así lo informó Marielena Hincapié, del National Immigration Law Center, que representa al Proyecto de Asistencia Internacional de Refugiados (IRAP) en la demanda contra el gobierno de Trump afectada por la decisión en Hawaii.

Hincapié, en entrevista con La Opinión, dijo que el gobierno no había interpretado correctamente la decisión de la Corte Suprema de finales de junio, en la que este tribunal dijo que Estados Unidos no podía detener la entrada de refugiados que tuvieran lazos directos con el país.

El gobierno de Trump alegó que las personas que ya tuvieran su caso aprobado por una agencia internacional no entraban en este grupo, pero el juez de Hawaii dijo lo contrario.

“Esto significa que cualquier persona que haya tenido un estatus aprobado en ese período de tiempo, puede entrar al país”, dijo Hincapié. “El gobierno había dado un memorándum muy confuso y empezamos a escuchar que el departamento de estado creía que el programa total de refugiados seguía en pausa”.

Aparte de prohibir la entrada temporal de personas de seis países que considera terroristas, el gobierno de Trump cortó la cantidad de refugiados que Estados Unidos acepta de todo el mundo y puso una moratoria en su entrada. La decisión de la Corte Suprema permitió la continuación del programa de refugiados por ahora, pero lo limitó a personas con lazos en el país.

Además de eso, la decisión del juez Derrick Watson, vuelve a aceptar que personas como abuelas, nietas y primas también son familiares cercanos y que están exentos de la veda de viaje a Estados Unidos para nacionales de seis países musulmanes escogidos por Trump (Iran, Libia, Somalia, Sudan, Siria and Yemen).

El Juez de distrito Derrick Watson dijo que excluir a familiares como los abuelos “es todo lo contrario al sentido común”, al ampliar las excepciones que pueden aplicarse a la veda, creada para prohibir la entrada al país de personas de Irán, Libia, Somalia, Sudan, Siria y Yemen.

Entretanto, el departamento de justicia del gobierno de Trump dijo que apelará esta decisión de hoy a la Corte Suprema, pidiendo anularla.

Un “ping pong” legal que aún no termina

Hace unas dos semanas, la Corte Suprema de la nación revivió la veda que había sido detenida por tribunales inferiores, pero dijo que esta no podía incluir a personas que podían demostrar “lazos cercanos a Estados Unidos”.

Cada dos o tres semanas parece haber una decisión diferente sobre el tema, pero la decisión final la tiene la Corte Suprema, que considerará el caso en su totalidad al regreso del receso de verano.

“Es un verdadero ping pong legal”, dijo Hincapié. “Y no se resolverá hasta que haya una decisión final de la Corte Suprema, donde habrá argumentos alrededor de octubre y luego una decisión, que creemos será más rápida de lo común, pero no podemos anticipar cuando”.

La confusión en torno a este caso y el “ping pong” legal aparentemente confuso refleja las complicaciones de este tipo de decisiones, las demandas en diferentes cortes y el proceso normal de la justicia en Estados Unidos, explicó Hincapié.

Las cortes no pueden con todo, opinan expertos

A pesar de las varias derrotas legales de Trump en este tema, sin embargo, hay observadores legales que opinan que la reinstauración de partes de la veda por parte de la Corte Suprema indican la posibilidad de que el máximo tribunal termine por definir la misma como constitucional y permitir al presidente llevar a cabo estos significativos cambios de política.

Diala Shamas, profesora de ley y abogada de la Clinica de Derechos Humanos Internacional de Stanford, dijo que los tribunales hasta ahora han sido “los héroes” de quienes se oponen a estas políticas de Trump y los “villanos” de los que las apoyan, pero que la decisión final no está ni mucho menos garantizada. 

“La decisión preliminar de la Corte Suprema restableciendo las órdenes de Trump, aunque en forma limitada, muestran que los abogados no podemos hacer esto solos”, dijo Shamas. “La historia estadounidense está llena de ejemplos, casos emblematicos, como Roe v Wade, que estableció el aborto legal o Brown v Board of Education, que terminó con la segregación en educación, estuvieron acompañados y precedidos con organización y movilización popular”.

Indicó Shamas que muy a menudo, las victorias en tribunales reflejan el momento histórico y cementan el progreso popular, cuando la situación política comienza a cambiar. Y las encuestas actuales reflejan apoyo en la sociedad norteamericana para la veda a los viajeros de los seis países (encuesta Politico, del 5 de Julio, encuentra que 6 de cada 10 estadounidenses apoyan esta decisión de Trump).