Así lució el Estadio Azteca en el regreso del ‘Piojo’ al América

Miguel Herrera tuvo un regreso sin mucha gloria al Coloso de Santa Úrsula
Así lució el Estadio Azteca en el regreso del ‘Piojo’ al América
Un semivacío Estadio Azteca durante el juego entre América y Querétaro.

CDMX, México – Miguel Herrera ya mueve algunas fibras con la afición del América, pero con sus jugadores todavía no logra lo mismo.

Fueron casi cuatro años los que tuvo que esperar El “Piojo” para volver a dirigir en su casa, con el América, y ante una afición que le tiene en una estima alta, que ninguno de los anteriores entrenadores azulcremas pudieron gozar, pero que en esta ocasión faltó a la cita de los de Coapa con el Querétaro.

Su vuelta fue esperada, aunque poco vitoreada por los presentes en el Estadio Azteca para el duelo ante Gallos, y no por falta de ganas, sino porque el inmueble y la Jornada 1 apenas llamaron la atención de unos seguidores que tardaron en despertar.

Miguel fuera del estadio es una especie de mesías, porque además del festejo de “Súper Sayayín”, los aficionados de siempre le recuerdan como un entrenador trabajador y ganador, casi lo que piden como requisito mínimo para aspirar a entrenar a los de Coapa.

Traje impecable y la mano siempre en el pelo, combinación perfecta para entrar a la cancha y recibir una ligera ovación que agradeció con gestos a la tribuna. Ya en el partido fue intenso, siempre hablando y gesticulando.

Los árbitros fueron sus principales objetivos y de sus jugadores los que más lo padecieron fueron Carlos Vargas y Enrique Cedillo, los más jóvenes del once titular.

Ni la lluvia que le obligó a perder el “estilo” fue capaz de arruinar el día de El “Piojo” tanto como el gol de Camilo Sanvezzo, ese que hizo amarga su vuelta con el América.