Al Gore: “Pensé que Trump entraría en razón. Me equivoqué”

Entrevistamos al exvicepresidente por el estreno del documental "An Inconvenient Sequel: Truth To Power", en el que vuelve a reclamar acción contra el cambio climático que Trump niega
Al Gore: “Pensé que Trump entraría en razón. Me equivoqué”
Al Gore en Filipinas con sobrevivientes del tifón Haiyan.

Al Gore ha vuelto a la carga. El exvicepresidente estadounidense y candidato presidencial que destronó a George W. Bush en voto popular en las elecciones del 2000 sigue al pie del cañón luchando contra el cambio climático pese al continuo forcejeo con Donald Trump, protagonista en el nuevo documental que se estrena este viernes: “An Inconvenient Sequel: Truth To Power” (“Una incómoda secuela: la verdad al poder”).

Gore, que ya se hizo con el Oscar a Mejor Documental en 2007 con la primera parte de la película, atendió por teléfono a este diario para contar cómo fue su conversación con el presidente antes de que retirara a Estados Unidos del Acuerdo de París, las maneras que tienen los ciudadanos de contribuir a paliar esta crisis y el gran olvidado cuando se habla de cambio climático.

Pregunta: En el documental vemos a decenas de países celebrando el Acuerdo de París, pero parece que su presidente va en otra dirección…

Al Gore:
Cuando sacó a Estados Unidos del Acuerdo de París yo estaba preocupado de que tendría un impacto negativo en el resto de países, pero no lo ha tenido. Todo el resto del mundo ha redoblado su compromiso para solventar esta crisis sin tener en cuenta lo que él diga. En Estados Unidos una gran cantidad de gobernadores, alcaldes y líderes de grandes negocios han anunciado que siguen apoyando el acuerdo y que Trump no los representa. 

P: ¿Qué nos puede contar de las conversaciones que tuvo con él antes de ese anuncio?

A. G.: Protegeré la privacidad de esas conversaciones, pero le puedo decir que intenté como mejor pude hacer que entrara en razón y de verdad pensé que lo iba a conseguir. Me equivoqué. Se ha rodeado de gente que reniegan del cambio climático, y al parecer  controlan lo que él piensa sobre esta crisis ecológica.

Al Gore confesó en otra entrevista que no tiene ganas de volver a hablar con Donald Trump. | Foto: Getty Images

P: Sin embargo esto no es algo nuevo, ya lo fue diciendo durante la campaña electoral y millones le votaron de igual manera…

A. G.: La mayoría del apoyo que recibió en la pasada campaña se debió a la ira generalizada entre gente que no cree que la globalización les afecte. Estamos enfadados sobre salarios, impuestos, ingresos medios, y en temas que podrían volcar el tablero. Los votantes se identificaban con ese enfado y con su temperamento, pero ahora está perdiendo apoyo en su propio equipo. Miembros del partido republicano están cuestionando su liderazgo y su capacidad de juicio. Muchas ciudades, incluso con líderes republicanos, se han dado cuenta de que han ahorrado dinero dejando de usar combustibles fósiles sucios y utilizando energías renovables más baratas.

P: La película escenifica las decisiones de políticos y grandes personalidad detrás de las bambalinas pero, ¿qué poder tienen los ciudadanos de a pie para revertir esta crisis?

A. G.: Lo primero que tienen que hacer es aprender sobre esto. Que lean libros, que vean películas. Cuando aprendan sobre ello, utilicen sus voces para imponerse en las conversaciones que aparezcan sobre cambio climático. Eso es lo esencial en cualquier revolución social o política, tienes que ganar el argumento desde la base. Que usen sus votos, que de verdad importan. Cuando haya candidatos que se dirijan a ustedes, díganles que es importante para ustedes, y ellos cambiarán sus posturas si ven que eso va a más. Usen sus elecciones cuando estén en el mercado, y elijan alternativas amigables para el cambio climático, eso envía un mensaje a los que llevan negocios.

P: La reducción del consumo de carne y productos lácteos podría marcar la diferencia, pero apenas se menciona en la película.

A. G.: Los directores eligieron centrarse en la quema de combustibles fósiles porque es con ventaja la primera causa del cambio climático. Pero sí, la ganadería es parte del problema. Comer menos carne es bueno para la salud, pero no intento decirle a la gente cuál debe ser su elección dietética. Es una decisión personal, yo he sido vegano los últimos cinco años. Es cierto que representa un 15% del cambio climático, por lo que es bueno que consumamos menos carne.

P: Usted es una persona muy optimista, ¿cuál es el siguiente paso?

A. G.: Ha habido un incremento enorme en la concienciación de la gente y cada vez las soluciones están más disponibles. Creo que la reacción ante Donald Trump ha significado una respuesta significativa en el activismo ecológico y mucha gente se ha dado cuenta de que tienen que abordar el problema de manera personal para ayudar a resolverlo.