La paciente espera de Cormier y el hambre de triunfo de Jones harán explotar el UFC 214

El largamente esperado segundo duelo entre los peleadores por fin se dará en Anaheim este sábado 29 de julio
La paciente espera de Cormier y el hambre de triunfo de Jones harán explotar el UFC 214
Daniel Cormier llorando al lado de Dana White tras enterarse de que no podía pelear con Jon Jones.

Daniel Cormier ha estado esperando ansiosamente por este momento y al mismo tiempo sumando triunfos. Jon Jones no podría estar más ansioso y urgido de demostrar algo. Y por resultado, el pleito estelar de este sábado en el Honda Center de Anaheim debe ser considerado uno de los más grandes de la historia de las artes marciales mixtas.

El UFC 214 (PPV, 10 pm Este/7 pm Pacífico) presenta una batalla que los aficionados al UFC han estado saboreando desde aquel primer duelo de enero de 2015 cuando un invencible Jones, más alto y repleto de artillería, resolvió el peligroso desafío de Cormier y le quitó lo invicto.

Lo que vino después fue para jalarse los pelos: Jones fue despojado de su cetro semicompleto por un problema legal luego de un accidente de tráfico en Nuevo México. El título quedó vacante y Cormier lo conquistó al derrotar a Anthony Johnson ese año.

Luego, en julio del año pasado, Cormier y Jones iban a enfrentarse en el UFC 200. Pero Jones les falló a todos: un dopaje inminente obligó al UFC a cancelar su participación. La imagen de Cormier llorando de rabia en la semana de la pelea dio la vuelta al mundo.

Fue cuando el legendario pero ya desgastado Anderson Silva entró al quite y no fue rival contra un poderoso Cormier a pesar de sus 38 años.

Cormier (19-1) es un toro salvaje que ostenta tremendo golpeo de pie, pero también habilidades de lucha que perfeccionó por años entrenando al lado de Caín Velásquez en el norte de California.

Jones (22-1), de 30 años, es el peleador más completo de este deporte cuando está alejado de sus problemas.