ICE deportará a inmigrante que no es delincuente, tiene trabajo estable e hijos

Activistas acusan que "La Migra" no se está enfocando en criminales, como asegura el presidente Trump
Sigue a La Raza en Facebook
ICE deportará a inmigrante que no es delincuente, tiene trabajo estable e hijos
Joel y Samantha no saben cómo explicarle a sus hijos que su padre será deportado.

Joel Colindres debe abandonar los Estados Unidos a mediados de agosto, dejando atrás a su esposa y a sus dos hijos, así como su trabajo, donde lleva más de 12 años.

No, este inmigrante de origen guatemalteco no es un “bad hombre”, como se ha referido el presidente Donald Trump a la mayoría de los inmigrantes, especialmente los provenientes de México, al considerar que todos son “delincuentes”.

A él y a su esposa Samantha, de origen estadounidense, les cuesta trabajo explicarles a sus niños Preston, de seis años, y a Lila de dos, por qué su padre debe dejar el país y no sabe cuándo podrá volver.

La vida de esta familia es un auténtico “sueño americano”, debido al trabajo estable de Joel y la reciente adquisición de su vivienda en una hermosa área de New Fairfield, Connecticut, como lo reportó CNN.

“No puedo encontrar el coraje de mirarlos a la cara y decirles todo eso… ¿Cómo puedes decirlo de la mejor forma antes de ir a dormir?… ¿Cuándo es el mejor momento?”, explica Samantha sobre la dificultad de explicarles a los pequeños cómo cambiará su vida sin su padre cerca.

Colindres llegó a EEUU en 2004 como indocumentado, entró por la frontera con Texas, donde varios de los que venían con él fueron detenidos, pero él decidió entregarse y fue liberado en territorio estadounidense bajo una orden provisional.

El “crimen” de Joel fue desconocer que había perdido una cita en el Servicio de Inmigración y Aduanas, de la cual se enteró tras casarse con Samantha y comenzar su proceso legal, para convertirse en ciudadano de EEUU. Entonces, una orden de deportación ya pesaba en su contra, liberada por un juez federal en 2004, según un portavoz de ICE.

“No soy un criminal. Lo único que hice mal fue perder una cita en la Corte… No sabía, tenía sólo 20 años de edad. Cometí un error. Lo siento. Creo que es lo único que puedo decir“, expresó.

El gobierno del presidente Trump ha intensificado su redadas, donde ubica a nuevas personas deportables, en medio de una batalla contra las “ciudades santuario”, donde se niega retener a los indocumentados mientras ICE procesa sus casos.