Inmigrantes que hablen inglés serán prioridad en nueva política de Trump

El asesor Stephen Miller considera como que "por sentido común" se debe favorecer a los más calificados
Sigue a La Raza en Facebook
Inmigrantes que hablen inglés serán prioridad en nueva política de Trump
Stephen Miller habló del nuevo proyecto migratorio del presidente Trump.

WASHINGTON – Al defender la iniciativa “RAISE Act”, Stephen Miller, asesor del presidente Donald Trump, se enfocó principalmente en permitir la migración de personas que hablen inglés y estén altamente calificadas.

Uno de los momentos más polémicos fue cuando el reportero de CNN, Jim Acosta, cuestionó las bases de la política migratoria del presidente Trump, acusando que va en contra de los principios de los Estados Unidos.

“Lo que usted está proponiendo o lo que el presidente propone, no suena como si estuviera de acuerdo con la tradición estadounidense cuando se trata de la inmigración”, expresó para luego preguntar: “¿Vamos a trar gente de Gran Bretaña y Australia?”.

Entonces Miller se dijo sorprendido por el sesgo cosmopolita de Acosta, “Que creas que sólo la gente de Gran Bretaña o Australia habla inglés es tan insultante para millones de inmigrantes trabajadores que hablan inglés de todo el mundo. Jim, ¿honestamente nunca haz hablado con un inmigrante de otro país que habla inglés fuera de Gran Bretaña y Australia?”.

Acosta dijo entonces que la nueva política del presidente Trump parece enfocarse a “diseñar un flujo racial y étnico de personas”, a lo que Miller respondió que “era una de las cosas más extravagantes, ignorantes, insultantes y necias” que había dicho.

Sin embargo, en uno de los aspectos clave de la propuesta del mandatario republicano, negociada en secreto con los senadores republicanos Tom Cotton y David Perdue, se indica en su Sección 5 la necesidad de priorizar a inmigrantes que hablen inglés, aunado a que tenga ofertas de trabajo bien pagadas.

“Los solicitantes ganan puntos basados ​​en educación, habilidad en el idioma inglés, ofertas de trabajo altamente pagadas, edad, antecedentes de logros extraordinarios e iniciativas empresariales”, se indica.

En otra discusión con el corresponsal de The New York Times, Glenn Thrush, el asesor expresó que “por sentido común” se tenía que beneficar a los más calificados, no impulsar a quienes buscan bajos ingresos.