La Patrulla Fronteriza tiene serios problemas de disciplina y corrupción

Las tasas de despido de personal por problemas de disciplina y desempeño de las agencias migratorias, en particular la Patrulla Fronteriza, son muy superiores a las de otras agencias. Los controles internos son inadecuados y deben resolverse antes de contratar a los miles de nuevos agentes que quiere Trump, señalan.
La Patrulla Fronteriza tiene serios problemas de disciplina y corrupción
La Patrulla Fronteriza no tiene suficientes controles internos y un alto número de despidos y problemas disciplinarios. (Foto Archivo)
Foto: GARY WILLIAMS / EFE

Quiz rápido:

¿Qué agencia policial del gobierno federal estadounidense tiene tasas de despido de agentes por problemas disciplinarios que son seis veces más altas que las del FBI, siete veces más que las de la DEA y 13 veces más que las del Servicio Secreto?

La respuesta es: la Patrulla Fronteriza (BP).

Según Alex Nowrasteh, analista del Instituto CATO en Washington, las cifras de agentes despedidos por problemas disciplinarios y de corrupción dentro de la agencia que se encarga de vigilar las fronteras “demuestra que antes de contratar a miles de agentes, hay que cambiar la cultura interna y resolver estos problemas”.

Lo peor es que, aunque las cifras son alarmantes, ni siquiera reflejan el problema completo, según Nowrasteh, quien lo atribiuyó a la falta de controles internos.

Por ejemplo, la agencia que debe monitorear el trabajo de los patrulleros y otros agentes de la CBP (Departamento de Protección Fronteriza) tiene 218 investigadores para evaluar a más de 60,000 agentes.

En contraste, el departamento de policía de Nueva York tiene un investigador interno para cada 65 policías, para investigar denuncias de mala conducta por parte de estos.

El analista examinó los datos de la Oficina Federal de Administración de Personal entre 2006 y 2016 que reflejan los despidos de empleados de las diferentes agencias federales por razones disciplinarias y de desempeño en el trabajo.

Esto fue lo que halló: las agencias migratorias, empezando con la Patrulla Fronteriza, seguida por CBP (que contiene a la Patrulla y otras agencias) y la agencia hermana ICE (Control de Inmigración y Aduanas) tienen una tasa de despido más alta que el FBI, la DEA y el Servicio Secreto.

Los Patrulleros fronterizos tienen dos veces la tasa de despido de las otras agencias de la ley federal. Al comparar con otras agencias, tienen seis veces la tasa del FBI, 7.1 veces la de la DEA y 12.9 veces más que los agentes del Servicio Secreto, según reveló el reporte de Cato.

“Es tremendamente significativo porque hay enormes diferencias en las tasas de despido de las agencias y las de BP , CBP y ICE son muy grandes. La otra agencia problemática es el Buró de Prisiones (BOP)”, dijo Nowrasteh en una entrevista. “Está claro que hay algo que no funciona en el manejo y administración de estas agencias del gobierno y en el comportamiento de sus empleados y esto es algo que hay que resolver antes de contratar a nuevos agentes”. 

El gobierno de Donald Trump pretende contratar a miles de nuevos patrulleros fronterizos y reducir los requisitos para hacerlo, incluyendo el uso de la prueba del detector de mentiras con los reclutas.

Específicamente, el plan es contratar a 5,000 nuevos agentes -aparte de 10,000 para ICE– y llenar las miles de vacantes que existen en ambos, una ambiciosa expansión que podría ser contraproducente si no se instauran controles adecuados, dice Nowrasteh.

” Si el gobierno expande el tamaño de la agencia sin reformar su sistema de control interno, habrá menos investigadores por cada agentes y más probabilidades de que actúen fuera de la ley, abusen de su poder o caigan en actos de corrupción”, añadió el analista.

Los agentes de inmigración, ya sea dentro de BP, CBP o ICE, todos bajo el Departamento de Seguridad Nacional, están entre los policías con más libertades para aplicar la ley de todo el gobierno federal y por eso, añade “es muy importante tener los controles adecuados”.

El reporte recomendó que se congelen las contrataciones y se refuercen los controles, se establezca un período de prueba de dos años para los agentes, se refuercen las investigaciones post-contratación y las pruebas de polígrafo y se aumenten las auditorías de las agencias.