Ex alcalde Antonio Villaraigosa busca enmendar sus errores y hacer de nuevo historia política

Como candidato a la gubernatura de California, el político méxicoamericano habla sobre sus logros, su experiencia y sus controversias
Ex alcalde Antonio Villaraigosa busca enmendar sus errores y hacer de nuevo historia política
El exalcalde angelino, Antonio Villaraigosa, aspira ahora a ser gobernador de California. (Aurelia Ventura/ La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Antonio Villaraigosa cuenta que su hija Marisela lo tiene al día sobre lo que mucha gente piensa de él.

“Papá, la buena noticia es que la gente que te quiere, te quiere mucho. Y la mala, es que la gente que te odia, realmente te odia mucho“, cuenta Villaraigosa, quien ahora es candidato a gobernador de California.

El ex alcalde de Los Ángeles dice que no tiene un problema de imagen, aunque reconoce que tiene “una fuerte imagen positiva y también una fuerte negativa”.

Alega que ser un político controvertido tuvo que ver con la necesidad de tomar “decisiones difíciles” porque gobernó en medio de una gran recesión y con escuelas que le estaban fallando “a la mayoría de los niños” y un presupuesto municipal “al borde de la bancarrota”.

“Nunca tuve miedo de tomar esas decisiones”, dijo Villaraigosa durante una extensa entrevista con La Opinión la pasada semana. “Pero yo tengo un record, tengo unos logros y estoy orgulloso de ellos”.

Una de sus luchas más controvertidas fue la que tuvo con el sindicato de maestros. Otra, con el sindicato de empleados públicos. En ambos casos, Villaraigosa asegura que “hizo lo que tenía que hacer”.  Estos y otros sindicatos han dicho que invertirán en atacar su candidatura y han apoyado a su contrincante Gavin Newsom.

“Tomamos las escuelas que tenían una tasa de 44% de graduación y cuando yo terminé mi período era de 72%”, dijo. “Una de cada tres escuelas estaba fallando cuando salí sólo una de cada diez”.

Hay otras cosas de las que se enorgullece el que fuera alcalde de Los Ángeles entre 2005 a 2013.

“En medio ambiente hicimos mucho, redujimos las emisiones de carbono en 28%, firmamos acuerdos para suspender totalmente el uso de carbón, hicimos tres líneas del metro y una de autobús, aprobamos el impuestos de ventas de medio “penny” y bajamos la delincuencia en un 49%”, afirma.

Su reputación como “galán”, su aventura amorosa con una reportera de Telemundo mientras aún estaba casado con su anterior esposa Corina, le hicieron perder el apoyo de mucha gente. Buena parte de ese apoyo no ha regresado, concede el ex alcalde.

“Si, el affair redujo mi apoyo político y algunas personas aún no confían en mí por esa razón. Yo lo entiendo”, dijo Villaraigosa. “Pero espero recuperar la confianza de algunos, probablemente no todos. Yo aprendí mi lección y estoy felizmente casado”.

Villaraigosa se divorció de Corina, su ex esposa de 20 años, tras el affair con la reportera y en 2015 conoció a Patricia Govea, una mexicana con quien se casó el año pasado.

Desde que salió de la alcaldía ha trabajado en el sector privado y reconoce que “ha ganado mucho dinero” como asesor de la empresa Herbalife y el Bank of California, pero que cuando dejó el servicio público, tras años como legislador y alcalde “no tenía casa, no tenía trabajo y no tenía un carro”.

“Yo hice mi dinero cuando salí del servicio público porque tengo un buen nombre. Pero cuando salí del gobierno no tenía nada, no fui un corrupto”, dijo Villaraigosa. “Y si, quiero ser gobernador, porque tengo mucho por hacer. Sé que va a ser una campaña difícil, como todas las que he enfrentado, pero eso no es nada nuevo”.

Las elecciones para gobernador son el 5 de junio del próximo año y hasta ahora hay otros dos prominentes demócratas en la contienda: el ex alcalde de San Francisco y vice gobernador Gavin  Newsom y el terorero John Chiang. También Delaine Easten que fuera superintendente de instrucción pública del estado.

Entre los republicanos están el empresario John Cox y el asambleísta Travis Allen.

California tiene una elección en la que los dos candidatos con más votos pasan a una segunda vuelta. Villaraigosa aspira a ser uno de ellos. “Quiero ser primero o segundo en junio”, dijo. “Mi desafío es sacar a los latinos. Si lo hago, ganaré. Si no, no lo haré”.

Figura controversial: odiado y querido

“Fuí alcalde durante ocho de los años más difíciles en esta ciudad, durante la peor recesión desde 1930. Sé que terminé con un nivel de aprobación de 58% y que hay reacciones muy positivas y también negativas. Tuve que hacer decisiones difíciles, y las hice”.

Sobre “single payer” y cobertura de salud

“Siempre he estado de acuerdo con el concepto de “single payer” pero no hay manera de hacerlo realidad en este momento.  Hay que ser honestos con la gente, el costo es altísimo y no se puede hacer sino con la colaboración del gobierno federal. Y con este gobierno no vamos a poder”.

“Soy el autor de “Health Families” que le dio cobertura a 750,000 niños en California y apoyo la salud universal pero hay que decir la verdad. Ahora debemos enfocarnos en proteger de 3 a 5 millones de personas que podrían perder cobertura de salud bajo ACA, gracias a las políticas de Trump”.

“Una de mis ideas es permitir que la gente puede comprar la cobertura de Medical, que ahora es solo para los más pobres. Y nosotros manejamos nuestro programa, no el gobierno federa”.

Sobre su “aventura extramatrimonial”

“El affair me quitó mucho apoyo y yo entiendo el por qué. Me convertí en una decepción para mí mismo y para los demás. Y hubo gente a la que perdí para siempre, ese apoyo quizá ya no regrese. Yo entendí que mi comportamiento debe ser diferente y que no hay espacio para los errores que cometí”.

Sobre la ley “santuario” de California

“Yo apoyé el Acta de Valores de California porque refleja nuestros valores. Pero al proyecto de ley inicial llegaba demasiado lejos, protegía la información de personas que son violadores y asesinos. Eso era ridículo. Nadie apoya eso, los latinos no apoyan eso”.

“Ir demasiado lejos sólo hubiera invitado una iniciativa electoral que hubiéramos perdido. Pero si, la apoyo y la he apoyado ante las audiencias más conservadoras”.

“Hay algo que quiero hacer y es una ley que expresamente prohíba a ICE la entrada a todos los lugares públicos donde la gente tiene que ir: cortes o tribunales, escuelas, hospitales, universidades, colegios, cualquier edificio gubernamental, y que ICE sólo pueda entrar con una orden específica de arresto con nombre y apellido de una persona”.

Sobre su trabajo como “asesor” de Herbalife, una empresa controversial

“Si estoy orgulloso de haberlos asesorado. Son una empresa de LA y muchos latinos y afroamericanos entran a ella porque quieren ganar “un poco más” mensualmente. Mi mamá vendió Tupperware y Avon, ellas también son empresas de mercadeo multinivel, igual que Herbalife.

Tienen 30 años en el mercado, si fueran una pirámide no hubieran logrado estar 30 años. Y uno de mis trabajos fue ayudarlos a que sean una mejor empresa y creo que hoy lo son.”

(En julio de 2016 Herbalife llegó a un acuerdo con el Federal Trade Comission FTC, una agencia federal que acusó a la empresa de “prácticas engañosas” y la obligó a pagar 200 millones de dólares a sus representantes y a reestructurar su negocio”).  

Demasiado para prisiones, poco para escuelas

“Creo que educación es un área donde hay que invertir mucho más. Estoy a favor del pre escolar universal y todo lo que sea educación temprana. Debe de haber más inversión en K-12 y corregir nuestra fórmula de control local. Apoyo lo que ha hecho Brown, dando más para niños pobres, aprendices de inglés y niños en hogares de crianza”

Sobre las marchas pro inmigrantes

“Hubo una gran pelea entre mis asesores cuando se planeaba la gran macha pro inmigrante de hace una década. Estas marchas siempre iban al edificio federal pero esta vez iba a terminar en City Hall, simplemente porque yo era el alcalde. Lo sé porque antes yo organicé muchas.

“Unos de mis asesores decían que salir a apoyar esa marcha me iba a dañar políticamente. Otros me dijeron: si no sales tu ¿quién lo hará?. Yo les dije, salgo, pero no quiero ver ni una bandera de México, quiero banderas de Estados Unidos, quiero una marcha positiva y pacífica, llena de familias”.

“Así fue, y salí. Lo mismo hicieron los alcaldes Bloomberg (NY) y  Daly (Chicago) y a ellos les aumentó el apoyo en las encuestas. A mí me bajó como 20 puntos. ¨¿Por qué? No seas inocente, todos los sabemos. CNN me atacó brutalmente porque yo dije que no veía ilegales sino seres humanos”.

Sobre los “walkouts”: de líder a crítico

“La izquierda me atacó porque luego de las marchas pro inmigrantes hubo un walk out the estudiantes que trancaron el freeway, salieron con bandanas, la actitud de “fuck the USA”. Yo tuve que mandarlos a arrestar y les dimos multas por ausentismo escolar pero luego pedimos que los jueces les dieran trabajo comunitario”.

“Los padres de estos muchachos vinieron a este país a partirse la espalda trabajando para que tengan una educación, así que deben estar en la escuela. Si quieren marchar, que marchen pero después del horario escolar”.

“Si yo estuve y lideré el “walkout” de mi escuela en 1968 y sabes qué? Me expulsaron. Por cada acción hay una consecuencia. Deben estar en la escuela. Yo soy padre y la postura que tomo es la que me hace sentir bien cuando me miro al espejo”.

Sobre el rechazo de varios grandes sindicatos

“Fui alcalde durante un momento difícil. Dimos un 25% de aumento a los sindicatos y se supone que recibiríamos 10% de regreso con aumentos en productividad que nunca se materializaron. No podíamos echarnos para atrás y tuvimos que dar 40 días de licencias sin paga”.

“Yo no hice esto porque soy anti sindicato. Lo hice porque estábamos camino a la bancarrota y gracias a eso hoy en día tienen un plan de pensiones, algunos lo reconocen”.

Sobre lo que quisiera lograr como gobernador

“Quiero hacer cosas grandes. Enfrentar el tema de la pobreza, el costo de la vivienda, la crisis de salud. Yo sé quien no tiene cobertura de salud, quien está sufriendo más, quienes son los afectados porque nuestras escuelas están fallándole a muchos niños”.

Citas citables:

“No soy el tipo más brillante de todos, pero no podría haber hecho lo que he logrado cuando era alcalde porque soy el más pendejo tampoco.

“La diferencia entre Obama y yo en inmigración es que yo lo siento aquí (se golpea el pecho). Esa es mi gente”.

?>