Jay Leno tiene el auto clásico más raro de todos los famosos

Uno de sus más antiguos autos permaneció oculto por décadas en una bodega
Jay Leno tiene el auto clásico más raro de todos los famosos
Un coleccionista necesita más que solo dinero
Foto: Jay Leno's Garage

Jay Leno – un comediante, actor y productor de televisión que ha aparecido en varias películas, además de haber tenido su propio talk show con la cadena NBC por más de 15 años – ahora tiene un popular programa de televisión llamado “Jay Leno’s Garage: The Ultimate Car Week”, en donde el famoso nos muestra sus más recientes adquisiciones, proyectos y restauraciones en un garaje que  tiene de todo.

La icónica estrella de televisión incluso puede presumir una de las cuentas de Intagram más relevantes en el tema de all about cars (todo acerca de autos), un tema muy seguido por entusiastas de la mecánica.

Sin embargo, lo que no sabíamos es que en el extensivo garaje de Leno también se encuentran las reliquias automotrices más raras en los Estados Unidos, y las cuales supuestamete pudieran ser las únicas en la nación.

Aunque no podemos mencionar un auto directamente, porque el artista tiene tantos autos raros que es difícil escoger entre uno de estos, sí podemos mencionar algunos ejemplares.

Por ejemplo, en su más reciente episodio, el cual puede ser sintonizado sin costo en YouTube, el coleccionista nos muestra un impresionante Jensen C-V8 de 1965 , el cual cuenta con un cuerpo de fibra de vidrio.

También, en su cochera se encuentra un Wills Sainte Claire de 1926, el cual fue fabricado por C.H. Hills, quien trabajo para Ford y luego utilizó sus millones para fabricar el Chiron (cabe mencionar que este auto fue tan costoso que llevó a la marca a la bancarrota). Pero ahora, y después de haber permanecido décadas en una bodega en el desierto, se encuentra restaurado en la cochera de Leno.

Además, Leno cuenta con un Chrysler Imperial de 1975, el cual solo tiene 45,000 millas en su tablero y la pintura original, un Mercedes 300SL Gullwing Coupe de 1955, valuado en $1.8 millones, y un Stanley Steamer de 1909, el cual -así como su nombre lo dice – solo funciona con vapor.

Obviamente Leno no es un coleccionador común, pues estos autos al mantener  implica tener no solo dinero, sino conocimiento automotriz y un juicio eficaz para tomar decisiones. Es por eso que él es respetado en la comunidad automotriz.