Investigadores crean un corazón vivo en impresora 3D

El estudio se publica hoy y el investigador encargado también desarrolla estrategias de nanotecnología para la ingeniería de tejido cardiaco grueso y la fabricación de tejidos híbridos
Investigadores crean un corazón vivo en impresora 3D
Algunos pacientes que sufren de percepción intraoperatoria no entienden lo que ocurre y llegan a creer que están muriendo.
Foto: Getty Images

Se ha conseguido una proeza increíble que supone un paso hacia delante en lo que será los transplantes del futuro.

Investigadores de la Universidad de Tel Aviv han producido un corazón vivo que palpita utilizando tejido humano y una impresora 3D.

“Es la primera vez que se hace un corazón con una impresora 3D con tejido humano de un paciente”, explicó el director de la investigación, el Tal Dvir.

El producto resultante es un corazón de unos 3 centímetros, equivalente al del tamaño del de una rata o un conejo, “todavía es muy básico”, aclara el profesor.

“El corazón “está completo, vivo y palpita” está compuesto de células y biomateriales que vienen del propio paciente. Tomamos una pequeña biopsia de tejido graso del paciente, quitamos todas las células y las separamos del colágeno y otros biomateriales, las reprogramamos para que sean células madre y luego las diferenciamos para que sean células cardiacas y células de vasos sanguíneos”, añade el investigador. Después, se procesan los biomateriales “para convertirlos en bio-tinta, que permitirá imprimir con las células”, añadió el profesor.

El proceso ha sido complejo e interesante, pero se debe seguir investigando para conseguir que bombee completamente y puede ser transplantado a seres humanos.

Por el momento, “las células se pueden contraer, pero el corazón completo no bombea. Necesitamos desarrollarlo más” para lograr un órgano que pueda trasplantarse a un ser humano”, considera Dvir.

El estudio se publica hoy en la revista internacional Advanced Science. Según se advierte, la investigación es la base para la medicina del futuro, gracias a estos avances los pacientes no tendrán que esperar por órganos compatibles o sufrir un rechazo. Los órganos que se necesiten serán impresos, totalmente personalizados para cada paciente”, se asegura desde la universidad y reflejan los medios locales.