Barcelona perpetúa la ‘Messidependencia’ y hace una limpia tras perder la Copa del Rey

Perder el últiimo título de la temporada ante el Valencia encendió las alarmas en el equipo blaugrana
Barcelona perpetúa la ‘Messidependencia’ y hace una limpia tras perder la Copa del Rey
Lionel Messi no puede solo y en Barcelona ya hay limpia.
Foto: Julio Muñoz / EFE

Lionel Messi lo había advertido: “No ganar esta final sería muchísimo peor de lo que estamos ahora”. La derrota en la final de la Copa del Rey profundizó la crisis que se desató en el Barcelona con la inesperada eliminación a manos del Liverpool en Anfield, en las semifinales de la Champions League. El nuevo traspié, tres semanas después de la eliminación continental, obligó a Messi a reunirse en una acalorada cumbre con Gerard Piqué y Luis Suárez, los otros dos emblemas del vestuario del Barça.

Pese a su consagración en la Liga de España, nadie salvo el propio Messi parece intocable en el conjunto catalán de cara a la próxima temporada, menos aún después de la caída por 2-1 frente al Valencia. Josep Maria Bartomeu, presidente del Barcelona, anunció que “habrá novedades” durante la pretemporada.

“Leo Messi no puede con todo”, tituló Sport en su web después de enviar un mensaje similar en la tapa de su edición dominical: la imagen de Messi, acariciándose la cabeza en clara señal de decepción, bajo el lapidario “Messi está solo” en referencia a la dependencia absoluta del combinado catalán.

“Este Barcelona de Valverde adolece de recursos. Una vez más todo el barcelonismo tuvo la sensación de que si no aparecía Messi, no se obraba milagro alguno. Está muy solo y si encima no tiene la inspiración o acierto de otras veces, el panorama se torna apocalíptico. La imagen del Barça triste, derrotado, sin alma es, desgraciadamente, la que nos queda en la mente una vez ha bajado la persiana de la temporada”, argumentó la publicación española, una sensación compartida por la mayoría de los medios del mundo.

Mundo Deportivo señaló a la Messidependencia como una de las claves de su fracaso: “Pero Messi, por mucho que sea el mejor jugador de la historia y sume ya seis Botas de Oro, no puede tirar él solo siempre del carro. Con Suárez borrado de la final de Copa pensando más en la Copa América y con Dembélé lesionado, el argentino se vio solo en el ataque para derribar el muro que planteó Marcelino en el Valencia”.

Cristina Cubero, periodista de Mundo Deportivo, se pregunta en su columna “¿Y ahora quién pedirá perdón a Messi?” y plantea una dicotomía para el capitán blaugrana de cara a su futuro en el equipo catalán: “Leo no tiene que pedir perdón. Nunca. Leo no esconde su magia, no falla, siempre está. Pero para seguir ganando tiene que decidir si prefiere seguir rodeado de buena gente, de sus amigos, o apostar por los mejores futbolistas del planeta”.

L’Equipe fue extrañamente lapidario con la Pulga: “Messi ya no es tan intocable“, reflexionó el diario francés. “Las certezas de ayer definitivamente no son las de hoy. Lionel Messi sabe algo al respecto. Favorito para ganar el Balón de Oro a principios de mayo, en un momento en que el Barça estaba en disputa por el triplete, el argentino ya no es tan intocable”, escribieron.

Con Philippe Coutinho a la cabeza, nueve jugadores forman el éxodo del equipo blaugrana: Jasper Cillessen, Samuel Umtiti, Ivan Rakitic, Thomas Vermaelen, Kevin-Prince Boateng, Jeison Murillo, Rafinha y Malcolm se irían del Camp Nou. Algunos se irán, otros llegarán después de una temporada en la que el Barcelona parecía destinado al triplete y apenas se quedó apenas con el título de España, siempre con la sensación de que Messi está demasiado solo.