Hablar solo es positivo, no es síntoma de locura

Ser crítico y negativo contra uno mismo conlleva mayor frustración y una mayor posibilidad de que todo salga mal

Lo más probable es que hables contigo mismo a lo largo del día en multitud de ocasiones. Lo cierto es que lo hacemos mucho, desde verbalizar en voz alta lamentaciones como llegar tarde o el deseo de comprar algo.

Si te preocupaba hacerlo, tranquilo. No estás loco ni necesitas ayuda psicológica. Estudios científicos demuestran que es totalmente normal “hablar solos”.

Expresar algunos pensamientos internos en voz alta puede ayudarte a enfrentar mejor el presente y el futuro. De hecho, es algo que todos debemos comenzar a hacer, según recomienda Lisa Ferentz, trabajadora social clínica, psicoterapeuta y autora del nuevo libro Finding Your Ruby Slippers: Lecciones transformadoras de la vida desde el sofá del terapeuta.

Ferentz emplea esta práctica con mayor frecuencia cuando se trata de ayudar a sus clientes a desarrollar una perspectiva positiva sobre sí mismos y el día que les espera.

“No hay nada más importante que la forma en que nos hablamos a nosotros mismos porque ese monólogo interior informa de manera sutil y no tan sutil todos nuestros pensamientos posteriores, estados emocionales y elecciones de comportamiento”, afirma la autora.

En pocas palabras, si eres crítico o te enfrentas al día con una actitud negativa, estás haciendo que sea mucho más difícil para ti encontrar la positividad en el futuro. (

Una buena manera de adoptar un estado mental saludable es anotar por qué estás agradecido, escribir tus puntos fuertes y afirmaciones positivas; luego, párate frente a un espejo y di esas cosas en voz alta.

“Como todo lo demás, una vez que lo practicas y te acercas a ti mismo desde un lugar positivo, descubres que es bastante fácil de hacer. Lo que decimos guía nuestra vida, ya sea siendo conscientes de ello o no “, explica Ferentz.

De hecho, un estudio de la Universidad de Lethbridge encontró que los estudiantes a los que se les enseñó cómo participar en una conversación positiva con uno mismo  pudieron cambiar sus perspectivas, actitudes y reacciones.

Ferentz también alienta a las personas a que susurren en voz alta charlas o exploren sus pensamientos y sentimientos en una situación potencialmente intimidante, amenazadora o abrumadora.

“Cuando nos susurramos positivamente a nosotros mismos, nos da un poco más de fuerza y ​​valor para que podamos enfrentarnos a un escenario desafiante”, dice ella. Ese sentimiento se hace eco la investigación, que también ha encontrado que los atletas a menudo practican estas pautas como forma de autodisciplina antes de las competiciones.

Eso no significa que tampoco puedas murmurar tus frustraciones en voz alta. Al igual que hay un lugar para una conversación positiva con uno mismo, también hay un lugar para una conversación negativa si lo abordas de la manera correcta. “Definitivamente hay un valor para entender lo que sientes, ya sea positivo o negativo. Decir los pensamientos negativos en voz alta puede ser muy valioso “, aclara Ferentz.

“Llevar a la superficie las cosas negativas que estás pensando y sintiendo te da la oportunidad de reevaluarlas”. Una vez que expreses lo que te molesta, intenta preguntarte si es útil mantener esos pensamientos o si es algo que puedes hacer. Se trata de procesar la información y luego dejarla ir.

En definitiva, háblate. Di las cosas en voz alta, no estás loco. Y tampoco estás solo ni eres el único que lo hace.