CBP detuvo a tres niñas en aeropuerto. Sus padres temían que fueran utilizadas como carnada para capturarlos

Las tres menores de edad son ciudadanas estadounidenses

La detención se alargó por más de 12 horas
La detención se alargó por más de 12 horas
Foto: Joe Raedle / Getty Images

Tres niñas, de 13, 10 y 9 años, que son ciudadanas estadounidenses, fueron detenidas más de 12 horas este jueves por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos en el Aeropuerto Internacional O’Hare tras regresar de un viaje al extranjero.

Las menores llegaron a Chicago a las 3 a.m. con un adulto que tenía un permiso escrito por los padres para viajar con las niñas, dijo Mony Ruiz-Velazco, abogada de la familia.

Sin embargo, los funcionarios de Protección Fronteriza negaron la entrada a Estados Unidos a las niñas, así como a sus acompañantes, que viajaban con una visa de turista; los funcionarios dijeron que estaban esperando a que sus padres fuera a buscar a las niñas.

Los padres, inmigrantes indocumentados, temían que sus hijas fueran utilizadas como cebo para que ser detenidos por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, según reporta Chicago Sun Times.

Después de negociar, las niñas fueron liberadas a las 4 p.m. bajo la custodia de su madre después de asegurarse de que no sería detenida.  ilvia, que se negó a dar su apellido, consideró que los derechos de sus hijas como ciudadanas estadounidenses estaban siendo violados. Esta madre opina que pudo recoger a sus hija sin ser detenida porque contactó con el consulado de México.

El consulado luego llamó a Ruiz-Velazco, abogada y directora ejecutiva de PASO West Suburban Project, un grupo de justicia social que trabaja con comunidades de inmigrantes.

La abogada asegura que antes de que las niñas fueran liberadas, ella entregó a los oficiales de aduanas documentos de los padres que autorizaba la liberación de las niñas bajo su custodia, pero se negaron.

Silvia dijo que tenía miedo de ir a recoger a sus hijas tras las recientes amenazas de redadas de ICE y sintió que sus derechos también serían violados si iba a recoger a sus hijas sin la ayuda del consulado o de organizaciones comunitarias como PASO.

Esta madre anima a otros a hacer lo mismo si se encuentran en situaciones parecidas.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza emitió un comunicado en el que decía que tres menores llegaron a O’Hare acompañados por un ciudadano mexicano que se consideró “inadmisible”. Los oficiales luego “intentaron contactar varias veces con los miembros de la familia para recoger a las niñas”.

Los agentes de aduanas apuntaron que un funcionario del Consulado de México hizo los arreglos para que la madre de las niñas las recupere sin temor a que la detuvieran.

La representante de Estados Unidos, Jan Schakowsky, acababa de aterrizar este jueves en el aeropuerto cuando se enteró del incidente. “Siento que fue una especie de secuestro de niños por parte de nuestro gobierno, y estoy realmente harta”, dijo Schakowsky. “Crearon una situación que no tenía que ser, y estoy muy resentida por esto”.

Schakowsky intentó reunirse con los niños para comprobar que se encontraban bien antes de ser liberados, pero dijo que los agentes no se lo permitieron. También apuntó que las niñas viajaron con un adulto que tenía una visa válida.

La situación provocó la reacción del gobernador de Illinois, J.B. Pritzker, en Twitter, donde apuntó que los agentes de aduana estaban usando a “niños como rehenes para promover una política de inmigración racista y xenófoba”.

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, también dijo que había estado trabajando con los funcionarios de aduanas para mediar en la liberación de los menores.

“No podemos estar ahí para cada situación, y eso es lo que me asusta”, dijo Schakowsky.

Por Alba Moraleda