Aumentan los brotes de la hepatitis A: lo que necesitas saber

Aumentan los brotes de la hepatitis A: lo que necesitas saber

An arm getting vaccinated via syringe

A principios de este mes, Florida se convirtió en el estado número 29 desde 2016 en declarar una emergencia de salud pública debido a un brote de hepatitis A, un virus que puede causar problemas graves del hígado.

En los últimos tres años, una serie de brotes de hepatitis A en los Estados Unidos ha provocado más de 23,000 casos, más de 14,000 hospitalizaciones y más de 200 muertes. En general, el número de casos entre 2016 y 2018 aumentó un 300 por ciento en comparación con 2013 a 2015, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Solo dos estados, California y Utah, han declarado que sus brotes han terminado.

No ha habido brotes de esta magnitud “en bastante tiempo”, dice Monique Foster, MD, una funcionaria médica de la División de Hepatitis Viral de los CDC.  

Hasta este brote reciente, el número de infecciones de hepatitis A en los Estados Unidos había estado disminuyendo constantemente durante años, en un 95 por ciento desde 1995, cuando una vacuna se hizo ampliamente disponible.

Los expertos en salud pública no pueden decir con certeza por qué el número de casos de hepatitis A está aumentando ahora, pero la mayoría de los brotes recientes se han concentrado en personas que consumen drogas ilícitas y en personas sin hogar.

Un funcionario de la Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental  relacionó el reciente aumento de los casos de hepatitis A con la epidemia de opioides.. Y los funcionarios del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización de los CDC, que recomendaron el año pasado que todos los adultos sin hogar se vacunaran contra la hepatitis A, señalaron que los índices de personas sin hogar han aumentado en los Estados Unidos durante los últimos 10 años.

La buena noticia es que la hepatitis A se puede prevenir mediante la vacunación. Desafortunadamente, aunque los CDC no pueden decir exactamente qué porcentaje de personas más vulnerables a la infección han sido vacunadas, los recientes brotes sugieren que los esfuerzos de inmunización no han sido suficientes para detener la propagación del virus.

“Simplemente no nos hemos esforzado lo suficiente por proteger a estas comunidades”, dice Foster. “Una vez que lo hagamos, con suerte, no volveremos a ver esto.”

A continuación, lo que debes saber sobre la hepatitis A y los brotes actuales. 

¿Qué es la hepatitis A?

La hepatitis A es un virus que infecta el hígado, causando que varias células se inflamen y mueran. Aunque la hepatitis A no es crónica como la hepatitis B o C, las personas que la contraen se enferman durante semanas o incluso meses. Cerca del 15 por ciento de las personas infectadas experimentan recaídas de hasta seis meses.

“Afortunadamente, la mayoría de las personas que contraen hepatitis A se recuperan”, dice Lisa Winston, MD, profesora de medicina clínica en University of California, San Francisco, Medical Center. “Pero algunas personas sufrirán insuficiencia renal y otras pueden morir”. 

Los síntomas de la infección por hepatitis A pueden variar ampliamente, pero pueden incluir ictericia, diarrea, fiebre, vómitos, orina oscura y heces fecales de color arcilla.

Los síntomas aparecen un promedio de 28 días después de que una persona se infecta.

Hasta el 30 por ciento de los adultos infectados no muestran ningún síntoma. Para los niños, el porcentaje de casos asintomáticos es aún mayor. Pero los individuos que no tienen síntomas todavía pueden transmitir la enfermedad a otras personas. 

¿Cómo se propaga la hepatitis A?

La hepatitis A es lo que se conoce como enfermedad fecal-oral.

Esto significa que el virus se elimina a través de las heces fecales. La gente se contagia cuando, sin saberlo, ingiere una pequeña cantidad de heces fecales a través de los alimentos, el agua o el medio ambiente. Las personas también pueden contagiarse cuando cuidan a alguien que está infectado o a través del contacto sexual con alguien infectado.  

¿Quién está en riesgo?

Cualquier persona puede contraer la hepatitis A. Las personas que corren mayor riesgo en los brotes actuales incluyen hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, así como las personas que usan drogas recreativas, que no tienen hogar, que su vivienda es inestable o que estuvieron encarcelados recientemente.

“Algunas de estas personas podrían tener un mayor riesgo de exposición”, dice Winston. “La gente sin hogar o que vive en viviendas inestables [por ejemplo] podría no tener tanto acceso a instalaciones sanitarias, así que, si alguien en su entorno tiene hepatitis A, es más probable que esté expuesto”.

Los CDC también se preocupan por las personas con afecciones hepáticas como la cirrosis y los trastornos de la coagulación. Aunque estos no aumentan la probabilidad de infección de la hepatitis A, las personas con estas afecciones que contraen la hepatitis A tienen más probabilidades de experimentar insuficiencia renal o la muerte. 

¿Cómo puedes prevenir la hepatitis A?

La vacunación es la forma más importante de prevenir la hepatitis A.

Todos los niños deben ser vacunados a la edad de 1 año. Los CDC no recomiendan la vacuna contra la hepatitis A para todos los adultos, solo para aquellos en ciertos grupos que están en mayor riesgo de contraer el virus, incluyendo los hombres que tienen sexo con hombres, las personas sin hogar, los usuarios de drogas recreativas y las personas que viajan a o alojan a personas de países en desarrollo.

Los centros también recomiendan la vacunación contra la hepatitis A para las personas con enfermedad hepática o trastornos de la coagulación, que están en mayor riesgo de sufrir complicaciones graves.

Lavarse las manos antes y después de usar el baño o de cambiar pañales, y antes de preparar alimentos también puede reducir el riesgo de transmisión.

Los consumidores tienen menos control cuando se trata de protegerse contra los brotes de hepatitis A transmitidos por los alimentos. Lavar las frutas y verduras hace poco para reducir el riesgo de infección, dice James E. Rogers, PhD, director de investigación y pruebas de seguridad alimentaria en Consumer Reports. Cocinarlos puede matar la hepatitis A, pero si la fuente son las manos sin lavar, los alimentos pueden volver a contaminarse después de cocinarse.

Si has estado en contacto con alguien que tiene hepatitis A o te preocupa que puedas contraerla, habla con tu médico sobre la posibilidad de vacunarte lo más pronto posible. Si has estado expuesto, tienes hasta dos semanas para vacunarte o recibir una inyección de inmunoglobulina para prevenir la infección.

Inscríbete para recibir Lo último – nuestro boletín mensual. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

Consumer Reports is an independent, nonprofit organization that works side by side with consumers to create a fairer, safer, and healthier world. CR does not endorse products or services, and does not accept advertising. Copyright © 2019, Consumer Reports, Inc.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2018, Consumer Reports, Inc.