Evite el café más caro del año

El costo del sobregiro se ha disparado, sepa qué hacer para evitarlo
Evite el café más caro del año
Los costos de sobregiro se aplican independientemente del dinero que se use./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Si esta mañana ha pagado el café con su tarjeta, como todos los días, pero ha olvidado que pagó algunos billes y tuvo que hacer un gasto extraordinario es posible que ese café le haya costado más de los $2 que normalmente gasta en ello.

De hecho, posiblemente sea el café más caro que se tome si no tiene suficientes fondos en el banco ya que para hacer el pago con la tarjeta se le aplicará un autogiro (overdraft) que cubrirá el gasto. Y ese servicio tiene un costo que se ha encarecido en los últimos años. La semana pasada Bankrate.com reveló que en Los Ángeles tiene que abonar $32.11 por el sobregiro, es decir, que el café costará $34.11.

Con todo, no es la ciudad más cara, en Nueva York ese despiste puede elevar el precio de ese mismo café hasta $35.58.

El costo de este servicio es independiente de la cantidad que se adelanta por el banco y en ocasiones se puede incurrir en ese costo varias veces en un mismo día.

Piense que además del café a primera hora, luego pague el almuerzo y al final del día el billete de tren para volver a casa. En ese caso tendrá que pagar el sobregiro tantas veces como haga uso de ello. $33.58 más en el almuerzo y la misma cantidad para el transporte.

El total del día puede salir por $100.74, además del costo de lo que haya consumido.

Aunque los celulares ponen más fácil que nunca consultar los balances de las cuentas, no es algo que se haga repetidamente por lo que hay riesgo de incurrir en el costo del sobregiro en ocasiones, máxime en estos tiempos de presupuestos domésticos ajustados.

¿Qué hacer?

Si es la primera vez que tiene un sobregiro, vaya a la entidad bancaria y solicite que se anule en esa ocasión. Y ya que está en el banco, evalúe su situación si teme volver a caer en este problema:

  1. El sobregiro es un servicio no obligatorio. Se puede optar por no tenerlo. Si no lo desea vaya al banco o su unión de crédito y diga que no lo quiere. Tendrá el problema de no poder pagar ese café o el billete del autobús para regresar a su casa y eso puede ser un inconveniente pero no le cobrarán esos más de $30 cuando use la tarjeta de débito. En caso de duda sobre los fondos de los que dispone, use la tarjeta de crédito. Optar por no tener el servicio no sirve para los cheques. Si no tiene dinero para toda la cantidad que escriba en uno no le libra de pagar la comisión por fondos insuficientes.
  2. Vincule sus cuentas. Algunos bancos permiten vincular la cuenta de cheques a la de ahorro por ejemplo para hacer frente a pagos. En el caso de que no haya dinero en la que está ligada a la tarjeta se sacarían fondos de la segunda cuenta. Normalmente no tiene costo pero algunas entidades si cobran una cantidad menor que la del sobregiro. Algunos bancos tienen una línea de crédito para cubrir el overdraft. Hable con su banco de la solución que más le ayude.
  3. Ponga alertas. Los servicios de alertas de los bancos se pueden activar para que se envíen mensajes sobre el estado de cuentas y ver si se está por debajo de determinada cantidad y se ha de gastar con cautela.
  4. Considere una tarjeta de débito prepagada. Se trata de una tarjeta que funciona con un depósito desligado a su cuenta de cheques. Se puede usar para pagar y sacar dinero hasta que se consuma el depósito que se hace previamente. Revise las condiciones de las tarjetas por si tiene cargos sobre el uso que no le compense.