Sus maestros lo castigaban por dibujar todo el tiempo; fue elegido para decorar un restaurante

Joe Whale tiene un talento innato que en muchas ocasiones, se vio reprimido en su escuela
Sus maestros lo castigaban por dibujar todo el tiempo; fue elegido para decorar un restaurante
Joe tiene más de 26,000 seguidores en Instagram.
Foto: Instagram

A muchos niños les cuesta trabajo poner atención en clases. Es muy común que algunos se distraigan jugando o platicando con otros compañeros, mientras que muchos más evitan llamar la atención de sus maestros, a los cuales dejan que ellos hablen mientras están echando a volar la imaginación dibujando o escribiendo cosas en su cuaderno.

Ese es el caso de un niño de 10 años, de Reino Unido, llamado Joe Whale, quien desde muy pequeño su gran afición es dibujar, lo cual le ha ocasionado muchos problemas en la escuela, ya que sus maestros se la pasan regañándolo o castigándolo por hacer diseños justo a la hora de la clase.

A los padres de Joe no les gustaba que su hijo fuera reprimido en la escuela, ya que consideran posee un excelente talento para dibujar; así que le buscaron clases extracurriculares para que pueda hacer lo que más le gusta, sin castigos, lo cual también le ayudaría a mejorar su técnica.

View this post on Instagram

#Thedoodleboy #Doodleprojectday1 #numberfourbutcherrow

A post shared by Joe whale (@thedoodleboy.co.uk) on

La maestra de dibujo de Joe quedó impresionada con el talento nato que posee el niño, por lo que le permitió hacer sus diseños en una de las paredes de su academia y también le preguntó a sus padres si podía subir a Instagram el trabajo realizado por su hijo para que miles de personas pudieran apreciar su arte, cosa a la que no se negaron.

Meses más tarde, la profesora les contó a los padres del niño que los dueños de un restaurante en Shrewsbury llamado Number 4 vieron sus dibujos y querían contratarlo para que hiciera unas decoraciones en su local.

View this post on Instagram

#Doodleprojectday7 #projectcomplete 🙌🏼

A post shared by Joe whale (@thedoodleboy.co.uk) on

Los padres de Joe dieron su autorización para que el niño hiciera el proyecto y todas las tardes, al salir de la escuela, acudía al restaurante por unas horas para  plasmar sus dibujos en las paredes.

 

En efecto, el restaurante Number 4 de pidió al pequeño que decorase todas las paredes del establecimiento, por lo que este empezó a acudir cada tarde después del colegio durante un par de horas.