Cómo ordenar y limpiar la casa efectivamente luego de Acción de Gracias

Estos consejos pueden servirte para tener un día de Acción de Gracias pleno y tranquilo.

No temas a la limpieza después de Acción de Gracias
No temas a la limpieza después de Acción de Gracias
Foto: Photos.com

Acción de Gracias es una de las festividades que más genera la reunión familiar, una deliciosa comida y un buen pretexto para convivir en su máximo esplendor, sin embargo, si la tarea de planificarla no es nada sencilla, lo que viene después de la celebración puede resultar todo un infierno: ollas, utensilios, platos, ollas, cocina, comedor, estancia y más ollas por limpiar (¿de dónde salen tantas?).

Si quieres dar gracias por un buen trabajo de aseo del hogar después de la celebración, estos consejos pueden serte útiles. Recuerda que en la planeación de cualquier festejo, siempre se debe contemplar el irremediable hecho del proceso de limpieza.

  1. Una máxima de la cocina para todo momento y no sólo para grandes eventos, es limpiar en cuanto haces. Por muy grandes o pequeños que sean los utensilios con los que preparaste la cena, siempre será una gran idea lavarlos en cuanto los desocupes, así se evita que grasa y residuos queden pegados, lo cual posteriormente haría más complicado quitarlos.
  2. Si Acción de Gracias convoca a familiares y amigos, todos los integrantes anfitriones se deberían unir a las labores previas y posteriores de la reunión. Desde el momento de hacer las compras, preparar la comida (lavar los trastes al cocinar), asear las diferentes habitaciones de la casa y, después, reacomodar el hogar y ponerlo todo en su lugar, se hace más sencillo si se trabaja en equipo, en familia.
  3. Para el caso de los utensilios básicos como son platos y cubiertos, una buena opción sería el uso de aquellos artículos desechables biodegradables e incluso, si el bolsillo, la premura de tiempo y la accesibilidad a ellos lo permiten, existen opciones amigables con el medio ambiente que después de usarse pueden servir de composta.
  4. Si fuera el caso de que sea necesario sacar esa valiosa vajilla que se guarda para eventos tan especiales como éste, la máxima de la cocina también aplica para este momento. ¿No te quieres perder ningún detalle de la reunión? Un espacio para enjuagarlos dentro de la cocina o algún recipiente como cubetas para dejarlos con agua caliente y jabón, ayudan a que los residuos no se peguen y sean fáciles de lavarlos, incluso al día siguiente.
  5. Tener a la mano en todo momento artículos de limpieza como trapos de cocina, escobas o trapeadores por si ocurre algún accidente.

Ninguna mano está de más. Parte de la premisa que tiene este festejo, es dar gracias por lo que se recibe, en este caso, la ayuda de cualquier amigo o familiar que, posterior o durante la celebración, quiera aportar su granito de arena nunca debe despreciarse.

El festejo terminó, los invitados se fueron, hizo todo lo anterior, pero faltan lugares por arreglar y dejar impecables, de nuevo el equipo familiar es la solución. Seguro que si se esforzaron por mantener el orden, previo y durante el convivio, la limpieza será el menor de sus problemas. La música y buscar ideas para motivar a todos los integrantes del hogar, pueden hacer que, al final de esta festividad, todos puedan dar gracias por la ayuda recibida (y brindada de corazón).