¿Por qué no se recomienda comer barras energéticas en exceso?

El consumo desmedido de barras energéticas puede ser muy peligroso para el organismo
¿Por qué no se recomienda comer barras energéticas en exceso?
Foto: Shutterstock

Las barras energéticas han sido promocionadas como un elemento esencial para una alimentación integral. En efecto, ellas tienen nutrientes beneficiosos, pero también componentes dañinos que no las convierten en un alimento idóneo para consumir con mucha frecuencia.

Composición común de las barras energéticas

Según Hola, las barras energéticas están compuestas de una larga lista de ingredientes que varían según la marca en cuestión. No obstante, algunos elementos tienen una mayor presencia que otros, por lo que se pueden identificar con cierta facilidad.

En orden de aparición, los 3 elementos más comunes de hallar en barras energéticas son azúcar o jarabe de glucosa (azúcar de absorción rápida). Siguen las proteínas lácteas, y en tercer lugar encontramos la proteína de soja. Otros elementos con cierta recurrencia son:

  • Chocolate negro
  • Fibra
  • Sorbitol
  • Gluten

A los componentes anteriores se les unen diversos aditivos para conseguir la consistencia esperada, así como múltiples vitaminas y minerales exigidos por las regulaciones, de modo que las barras energéticas no sean desequilibradas.

El problema de las barras energéticas

barras energéticas
Foto: Shutterstock

Aunque hay legislación en torno a la cantidad de vitaminas y minerales que deben componer una barra energética, la ley no es estricta sobre la calidad de estas vitaminas y de los otros compuestos.

La grasa de las barras energéticas tiende a ser pobre, y la gran mayoría es grasa saturada, la más peligrosa para la salud cardiovascular. Sobre los carbohidratos, ellos componen en promedio el 43% de las barras energéticas.

Estos alimentos suelen contener azucares simples, que no son los más aconsejados para componer una dieta sana y mucho menos si está orientada al adelgazamiento.

Puede concluirse que las barras energéticas son alimentos idóneos para consumirse en cantidades moderadas, para así mantener bajo control sus elementos dañinos. Evita tanto como puedas abusar de ellas y de sus nutrientes.